En Vivo

UN COMPROMISO POR EL PERÚ

UN COMPROMISO POR EL PERÚ

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La campaña por la segunda vuelta electoral inició apenas conocidos los resultados. Pedro Castillo intenta contener sus propias pasiones comunistas y demostrar liderazgo, acallando a las voces más radicales de su partido y entorno [Vladimir Cerrón y congresistas electos]; mientras que su contendora, Keiko Fujimori, se puso la camiseta de la selección peruana y se ha propuesto desdibujar su propia imagen -que causa las más antagónicas pasiones- para apuntalar a un mensaje de respaldo a la democracia frente a la amenaza del socialismo más recalcitrante.

El caso es que ambos candidatos pasaron al balotaje con el más bajo respaldo de los últimos 40 años, en medio de un desencanto popular hacia la política tradicional, expectativas no resueltas y una crisis generalizada que sitúa al Perú como el país que peor manejó la pandemia y cuya economía tuvo la caída más estrepitosa a nivel global. Sin obviar que el año pasado tuvimos la más alta tasa de desempleo en Latinoamérica. Un escenario de ánimos enchispados que calienta la ya compleja contienda y que obliga a los candidatos, y a sus equipos de campaña, a desplegar creatividad y coherencia en busca de los votos esquivos.

En vista de dicho contexto y en virtud de que Keiko y Castillo juntos obtuvieron menos del 30% del respaldo de la ciudadanía, es ineludible que escuchen al electorado y acaten una agenda de temas o, en otras palabras, se comprometan firmar un pacto o declaración de principios democráticos donde se establezcan compromisos para impulsar el desarrollo y los obligue a abstenerse de acciones reñidas con el sistema democrático.

Y aquí me permito diferir de las voces que solo exigen de Keiko estos gestos democráticos, se equivocan de objetivo, pues la candidata de Fuerza Popular ha reiterado su disposición a firmar el documento o pacto necesario para garantizar la gobernabilidad y tranquilizar los ánimos más recalcitrantes. Pero, además, la popular ‘china’ no representa, per se, peligro para la preservación del Estado de Derecho. Es más bien la dupla Castillo – Cerrón quien desde el inicio ha promovido las ideas del cambio de Constitución y de todo el modelo que hasta ahora conocemos (económico, político, institucional), así como también promueven la lucha de clases que ha dado en el blanco del resentimiento nacional.

Lamentablemente este proceso electoral nos ha llevado al borde de un precipicio, en el que también asoma en escena el terror de Sendero Luminoso, a través de supuestas implicancias de algunos congresistas electos de Perú Libre en actos terroristas. Es por ello que, sin el ánimo de terruquear a nadie, ambos candidatos deberían suscribir el compromiso por la gobernabilidad y la democracia, a fin de mantener el pluralismo y en salvaguarda de los derechos y libertades individuales y colectivas, todas estas reconocidas en nuestra Carta Magna y en la Declaración de los Derechos Humanos y reglamentos internacionales.

Es indispensable ofrecer garantías democráticas y un primer tema se refiere a los cambios en la Constitución [el caballo de batalla de Castillo-Cerrón], en este aspecto hay un conjunto de reglas establecidas en la Constitución que deberían ser respetadas. Los candidatos deben reconocer que hay temas esenciales que no pueden modificarse porque garantizan la democracia, como la separación de poderes, el respeto a las autonomías y a los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Tampoco se debe retroceder en lo avanzado en la lucha contra la corrupción, pero hay que despolitizar la lucha contra la corrupción. En los últimos años se ha usado la bandera de la lucha anticorrupción para atacar adversarios políticos. Otro de los temas importantes en este escenario de pandemia es la solución a la crisis sanitaria y económica. Los candidatos deben garantizar la seriedad y celeridad de la vacunación universal; asimismo, se deben garantizar los derechos económicos-sociales básicos de la población.

Ante el descontento popular y el temor que generan ambos candidatos reitero la importancia de la firma de este pacto que salvaguarde nuestro sistema democrático y genere tranquilidad en el elector. Deberían convocarse a los ciudadanos ilustres y respetables, a la Defensoría del Pueblo, la Iglesia, la academia para que acrediten y sean los observadores del cumplimiento del compromiso.

Pues estaríamos en serios problemas si Castillo se corona ganador de la segunda vuelta y ejecuta todas sus ofertas electorales y pone en marcha las ideas que, ahora más bien ha moderado con fines electorales, pero que su equipo no tiene ninguna timidez en expresarlas, aun cuando atentan contra la democracia, el Estado de Derecho y los derechos de todos.

Más articulos de Bertha María Carrillo

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next