En Vivo

PROGRESO VS POBREZA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Pasado el fulgor de los resultados de la primera vuelta electoral, es momento de detenernos a meditar que quien salga elegido o elegida en junio, tendrá que gobernar para todos los peruanos; tanto para quienes eligieron su propuesta como para quienes apostaron por las propuestas del rival. En ese sentido urge dar lectura crítica a los planes de gobierno de los partidos en disputa: Fuerza Popular y Perú Libre y analizar la viabilidad de sus planteamientos.

Más allá de candidatos, esta campaña estará centrada en propuestas, entre las que defienden el progreso y la economía social de mercado y las propuestas que defienden un estado intervencionista y comunista. No se trata, como lo pretende Pedro Castillo, de una lucha de clases, la clásica confrontación entre pobres y ricos. Sino más bien, como promueve Keiko Fujimori, es hora de buscar consensos entre quienes defienden la democracia como sistema de gobierno, contra la vieja consigna marxista de dividir. Es decir, esta segunda vuelta será la elección entre el progreso contra la pobreza.

No hay tiempo para medias tintas. La tragedia sanitaria y económica que vivimos sumada a la amenaza del comunismo requiere de una actitud madura y responsable de todos. El día sábado, el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa dio una lección de compromiso y amor por el Perú, instando a los peruanos a votar por Keiko Fujimori y no dar un salto al vacío con Castillo. Es la misma actitud que esperamos de todos los líderes y fuerzas democráticas, cuyos mensajes y propuestas defienden el modelo, el Estado de Derecho y el respeto irrestricto de la libertad.

La actual fragmentación política pone a los partidos en contienda en la obligación de arribar a consensos. Para triunfar deberán ponerse de acuerdo con fuerzas aliadas y buscar una agenda en común. Tal como lo ha señalado la candidata de Fuerza Popular, “tenemos que buscar un reencuentro entre todos los peruanos”, por eso ella ha abierto las puertas del diálogo a todas las agrupaciones cuyos planes de gobierno coincidan con los de su partido.

Por su parte, Pedro Castillo lo que busca, como él mismo lo ha dicho, es una lucha de clases que reafirma su pensamiento marxista y comunista. La confrontación y el odio entre peruanos cala en el resentimiento nacional, en un país donde el desarrollo no llegó a todos por igual, menos a la gente del ande. Sin embargo, esta narrativa de pobres contra ricos nos lleva a pensar inmediatamente en los discursos populistas de dictadores como los Castro, Chávez, Maduro y tiranos como Evo y todo el Foro de Sao Paulo que se han valido de su poder para repartir más pobreza mientras ellos enriquecían sus arcas personales y las de su entorno cercano, todo ello dentro del marco de eliminación sistemática de las libertades civiles e individuales y violación de los derechos humanos.

De la lectura del plan de gobierno de Perú Libre, se deduce que la elección de Castillo supone la muerte de todas las libertades si éstas no sintonizan con los planes de su gobierno. Con Keiko, en cambio, habrá vía hacia la recuperación y, para tranquilidad de quienes le temen, ha reiterado que estaría dispuesta a firmar “cualquier compromiso que represente el respeto y defensa de la democracia”.

Mientras, de ganar la elección, el equipo naranja saldría con todo a atacar la crisis sanitaria y económica, cree en la inversión pública y privada y en el apoyo a las MYPE. En el equipo rojo se preparan para la expropiación y la estatización, que el Estado lo maneje todo aun cuando ya sabemos que ese modelo ha fracasado en muchos países. Queda muy claro que solo hay una ruta para el Perú.

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next