En Vivo

PANDEMIA EN PERÚ: CRÓNICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

PANDEMIA EN PERÚ: CRÓNICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El 2020 el mundo fue estremecido por un virus desconocido que irrumpió en nuestras vidas, cambiándolas. El 16 de marzo cumpliremos un año de la primera declaratoria de cuarentena en Perú, sin embargo, continuamos con la misma incertidumbre inicial, salvo los “¿? vacunados” hasta el momento cuyas cifras se desconocen (para escribir esta columna busqué e indagué por información oficial, pero es inexistente). La situación nacional lejos de haber mejorado en un año, se muestra bastante devastadora.
El año pasado, después de 15 días de habernos sometido a la cuarentena más extrema del orbe, con inamovilidad y toque de queda incluidos, los casos de infectados saltaron a 852 y las muertes ascendían a 18. El 26 de abril del mismo año, los infectados incrementaron a 27,517 y ya contábamos 728 muertes, según datos oficiales. Si continúo con este comparativo solo veremos aumento de contagios y de muertes, en medio de ineficiencia y manejo insano de la crisis por parte del fallido gobierno de Vizcarra, tal es así que después de tres meses de estricta cuarentena el número de contagiados se multiplicó por 250.
Esta es la crónica de un desastre anunciado. Con prohibiciones de uso de vehículos privados, toques de queda que impidieron el fácil acceso a los supermercados, por ejemplo, con políticas de salida al supermercado según sexo, entre otros descalabros. A pesar del encierro, el Perú tuvo la mayor tasa de mortalidad por millón de habitantes, nuestra economía sufrió una recesión del 13% -según el FMI-, fuimos el país con mayor tasa de desempleo en América Latina, los últimos en adquirir vacunas contra el covid19, el único antídoto contra la crisis y, como cereza del pastel, un cambio de presidente por incapacidad moral. Todo esto con la mira puesta en un Bicentenario cada vez más deslucido y con muy poco por celebrar.
¿Cómo ocurrió tanto desastre en tan poco tiempo? puedo resumirlo en un concepto: gobernanza inútil y corrupta. Mientras nuestros vecinos del sur y del norte se aprestaban a afrontar la pandemia con sus mejores armas, en alianza con el sector privado; Vizcarra se debatía entre Swing y Hayimi y se frotaba las manos por las jugosas ganancias que se proyectaban de las adquisiciones dentro del Estado de Emergencia.
Es cierto, el coronavirus tomó por sorpresa a todos los países del mundo y la totalidad de los gobiernos necesitó tiempo para adaptarse y tomar las mejores decisiones, sin embargo, solo en los países donde cunde la corrupción institucionalizada no se tuvo ni los reflejos ni la intención de reaccionar como la situación lo requería. Se cambió la gerencia de la crisis, por el “me aprovecho de la crisis” y a partir de allí la historia se cuenta sola.
Ha transcurrido un año desde aquel mensaje a la nación que nos recluyó en casa con la falsa promesa de que todo acabaría pronto y lo único cierto es que miles de peruanos acabaron en las calles sin trabajo, los colegios no han vuelto a recibir en sus aulas a su alumnado, el sector turístico quebró, cientos de restaurantes tuvieron que cerrar sus puertas y el desasosiego se apodera del peruano.
Después de un año de incertidumbres, y con un gobierno interino con iguales síntomas de inutilidad, necesitamos certezas. La certeza de que el gobierno actúe con transparencia, la certeza de que se han comprado y se comprarán vacunas para todos, necesitamos la certeza de que se realizarán las elecciones el próximo 11 de abril. Queremos recuperar la confianza en la Justicia y tener la certeza de que todos quienes atentaron contra los peruanos, en tiempo de pandemia, serán juzgados y apresados. Queremos tener la certeza de que nuestras niñas y niños volverán a sus escuelas y, sobre todo, queremos tener la seguridad de que no solo el virus no nos matará, sino tampoco el deficiente sistema sanitario.

Más articulos de Bertha María Carrillo

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next