En Vivo

LLEVE SU ENCUESTA, CASERITA

LLEVE SU ENCUESTA, CASERITA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

En las últimas elecciones y más aún en esta que tenemos a cuestas se ha puesto en evidencia que las empresas investigadoras de mercado –conocidas como encuestadoras- son como un sastre, confeccionan tendencias a medida del cliente. Continúa la práctica montesinista de coordinar con el poder, o con el financista, para crear escenarios ideales en favor de algunos candidatos e intereses. A pesar de ello, las principales encuestadoras se manejan dentro de los márgenes de error (+-3%), porque tienen una reputación que mantener.

Punto más, punto menos; lo cierto es que las encuestas muestran una carrera ajustada con mira a los próximos comicios. A dos semanas de la elección vislumbramos a seis candidatos/as pisándose los talones. Tres por encima que competirían por el primer cupo al balotaje y los otros tres, por el puesto de retador. Hay de todo, de izquierda a derecha, con un centro liberal y otro más izquierdoso.

¿Cómo entran a tallar aquí las encuestas? induciendo hacia el voto útil, es decir, inflando o desinflando algún candidato/a, a fin de que el elector se incline por el que tiene mayores posibilidades de éxito. A este fenómeno se le llama ‘La espiral del silencio’, esta teoría reconoce que la tendencia de la gente es guardar silencio si descubre que sus opiniones forman parte de las minorías. Es decir, el comportamiento del público está influido por la opinión dominante y la opinión dominante puede ser manipulada por las encuestadoras y gracias a portadas en los medios de comunicación. Como habrán observado, cada encuesta tiene su puntero y sus coleros, intentando, de esta manera, influir sobre todo en el voto de los indecisos y de aquellos que apostaron por los que no figuran en la foto.

Más allá de los números, lo importante es no perder de vista las tendencias, qué candidatos zigzaguearon, quiénes mantuvieron un crecimiento sostenido y quiénes vienen en carrera descendiente. Además, dentro de una campaña política siu generis, a causa de la pandemia, durante los primeros dos meses sirvió la estrategia digital y en redes; pero en la recta final, los candidatos que empezaron a hacer campaña tradicional y salieron al encuentro del elector, están asomando con firmeza y podrían dar sorpresas entrando al balotaje.

En toda esta competencia numérica, cabe reflexionar que estamos frente a una campaña política que no ha generado el interés de otros tiempos, de allí desdén de los electores. Hay un merecido rechazo de la población por la clase política, alimentado por el triste espectáculo del último quinquenio. A dos semanas de las elecciones miles de peruanos todavía no tienen candidato/a, no es casualidad que exista alrededor de 15% de ciudadanos que piensan votar viciado o en blanco y casi el 25% de electores aún no sabe por quién votar.

Aún nos queda el debate presidencial y, finalmente, el 11 de abril compararemos las tendencias y veremos quién estuvo manipulando y quién se manejó dentro de los códigos de ética que se demanda del ejercicio de las investigadoras de mercado. Si bien ya hay seis candidatos que se asoman con miras a la segunda vuelta, quien mejor comunique y quien menos errores cometa se llevará el tan ansiado voto esquivo, esperemos emitir un voto informado, sin el empujoncito de alguna encuestadora.

Más articulos de Bertha María Carrillo

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next