En Vivo

LA TRAGEDIA DE AFGANISTÁN: EL ASCENSO DE LOS TALIBANES Y EL FALLO DE 20 AÑOS DE INTERVENCIÓN MILITAR ESTADOUNIDENSE

LA TRAGEDIA DE AFGANISTÁN: EL ASCENSO DE LOS TALIBANES Y EL FALLO DE 20 AÑOS DE INTERVENCIÓN MILITAR ESTADOUNIDENSE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El caos y la desesperación se apoderan de Afganistán mientras una nueva y oscura era da inicio en el país islámico. El pasado 15 de agosto El Talibán tomó Kabul en cuestión de horas aprovechando el vacío de poder generado por la salida en secreto del presidente Ashraf Ghani ante la inminente llegada de los talibanes a la capital del país arabe. La facción política-paramilitar fundamentalista islámica sunnita ha retomado rápidamente el control del país luego de que el presidente norteamericano Joe Biden pusiera fin a 20 años de intervención militar en territorio afgano.

La situación en Kabul

El exsecretario de Defensa estadounidense Robert Gates dijo una vez que Biden “ha estado equivocado en casi todos los temas importantes de política exterior y seguridad nacional de las últimas cuatro décadas”. Ciertamente, Biden se ha equivocado de manera desastrosa y trágica con respecto a Afganistán. Luego de que el pasado 2 de julio se hiciera efectiva la salida del país de las tropas estadounidenses del país afgano en búsqueda de terminar “la guerra sin fin”, se dio inicio a una operación relámpago por parte de los talibanes para tomar el control del país árabe. Los combatientes talibanes dominaron la primera capital provincial el 6 de agosto y el 15 de agosto ya estaban en Kabul, la capital del país.

A pesar de 20 años de apoyo extranjero, miles de millones de dólares de financiación y un extenso programa de entrenamiento y apoyo aéreo estadounidense, las fuerzas de seguridad afganas colapsaron monumentalmente En algunas regiones, las unidades afganas se quedaron sin municiones y otros simplemente huyeron. Las tropas armadas y entrenadas por Estados Unidos para salvaguardar a los afganos los abandonaron a su suerte. Y en algunos lugares, las autoridades acordaron permitir que los talibanes se hicieran cargo, para evitar un mayor derramamiento de sangre.

“Hoy es un gran día para el pueblo afgano y los muyahidines. Han sido testigos de los frutos de sus esfuerzos y sacrificios durante 20 años”, dijo a la cadena de noticias árabe Al Jazeera TV Mohammad Naeem, portavoz de la oficina política de los talibanes. “Gracias a Dios, la guerra en el país terminó”, aseguró.  El Talibán busca “restaurar la paz y la seguridad y hacer cumplir su propia versión austera de la Sharia, o la ley islámica”; con una visión ultra dogmática, extremista y radical, que oprime los derechos humanos, de las mujeres y el simple acceso a la libertad de las personas.

A pesar de las promesas hechas por los talibanes en cuanto que buscarán realizar  una transición pacífica y que respetaran a todas las personas, misiones diplomáticas y parlamentarias, son muchos los que temen por su futuro inmediato debido a sus relaciones con el Gobierno hasta ahora vigente y su pública oposición al régimen talibán. La capital afgana está actualmente colapsada de vehículos que tratan de llegar al aeropuerto para salir del país, igual que los pasos fronterizos con países vecinos.

En el aeropuerto cientos de personas se pelean por conseguir un puesto en un avión que los saque del país y durante horas helicópteros trasladaron hasta allí al personal diplomático de múltiples misiones internacionales. Se han reportado 15 muertes de personas mientras intentaban escapar del país asiático aferrados a las alas y trenes de aterrizaje que despegan de la terminal.

La intervención estadounidense y el fracaso contra El Talibán

Esta no es la primera vez que El Talibán toma el control de Afganistán. En la década de 1990, los talibanes consolidaron el poder y comenzaron a apoderarse del territorio en una guerra civil que los enfrentó a las fuerzas gubernamentales. En 1996 asaltaron Kabul, obligaron al entonces presidente a huir y marcaron el comienzo de un periodo de gobierno talibán en todo el país. Sin embargo, una pequeña parte del país permaneció fuera del control de los talibanes y la mayor parte de la comunidad internacional se negó a reconocerlos como un gobierno legítimo.

Su brutal régimen masacró a sus oponentes, llevó a cabo ataques terroristas, oprimió a mujeres, se involucró en violentas demostraciones de castigo y cometió atrocidades culturales, incluida la destrucción de sitios antiguo

En 2001, las potencias occidentales tomaron medidas para deponer al régimen talibán después de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos, que mataron a casi 3 mil personas. Los talibanes permitieron que Afganistán fuera un refugio para militantes islámicos de todo el mundo, incluido un exiliado de Arabia Saudita: Osama bin Laden. Ante esta situación el presidente Bush inició una campaña militar en Afganistán que terminó con la deposición de los talibanes del poder y el inicio de 20 años de apoyo occidental en territorio afgano.

Ante la rápida derrota del ejército afgano, queda en evidencia que la intervención estadounidense fue un fracaso. El presidente Bush falló, tras la caída de los talibanes en 2001, al no concentrarse en construir un gobierno y unas fuerzas armadas afganas capaces, y en cambio redireccionar los escasos recursos hacia una guerra asumida por elección propia en Irak(con la intención de aprovecharse del petróleo irakí). El presidente Obama falló al ordenar un incremento de tropas con un plazo de vencimiento que alentó a los talibanes a esperar a que las fuerzas estadounidenses se retiraran. El presidente Trump falló al negociar un acuerdo de retiro de tropas que resultó en la liberación de 5,000 prisioneros talibanes a pesar del nulo progreso en las conversaciones de paz y el no cumplimiento de las condiciones por parte de los guerrilleros . Y ahora, el presidente Biden ha fallado al ceñirse a cumplir el acuerdo de Trump aun cuando los talibanes no lo hicieron (nunca rompieron lazos con el grupo terrorista Al Qaeda, como habían prometido). Al igual que en Vietnam, años de guerra han demostrado que el mito de Estados Unidos como “los salvadores de la democracia” solo funciona en las películas que ellos fabrican. Una nueva derrota que solo ha terminado en la instauración de un régimen represivo, que no se merece el pueblo afano. La excusa del presidente Biden es que ellos nunca buscaron “crear un régimen democrátio” en Afganistán. Entonces ¿Por qué mantener tropas en territorio afgano por 20 años?

Más articulos de Alberto Ríos Pérez

Artículos de Opinión

Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Ayer 15 de enero, el corazón latió fuerte ante...
Parecería ser que, por el título de esta columna, me estaría refiriendo a que la economía nacional está en modo...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next