En Vivo

PARALELO 67

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El último día de marzo, la empresa estatal PeruPetro envía una señal de buen augurio sobre la actividad petrolera en suelo de Loreto para el 2021. El reinicio de operaciones en la cuenca del Napo del Lote 67 y en paralelo un nuevo pozo de perforación del Lote 95 en Bretaña, configuran un escenario de reinicio y un quiebre en la actividad petrolera en un entorno de buenos precios internacionales cerrando en us$64.57 barril en marzo; un avance significativo si tomamos en cuenta los us$33.91/barril en el mismo mes del año anterior. El descenso en la cotización del crudo en el mercado internacional desde marzo de 2020 afectado por el cierre de la economía mundial por el ataque de la pandemia del Covid-19, desencadeno el retiro parcial del Lote 67 el 4 de abril, en cuyo mes el precio del crudo cerró en us$17.64 barril.

Hoy el panorama pinta un nuevo amanecer, pero con ciertos nubarrones en el horizonte cercano al Lote 67, cuyo contrato finaliza en junio de 2033 con un plazo de 38 años de concesión para su explotación. Uno de los problemas serios es la inestabilidad del precio del crudo en el mercado internacional, en un lote cuyo producto no es de buena calidad (16°API) y requiere una ayudita (diluyente) para alcanzar el mínimo de 18° API para su traslado por el Oleoducto, así como sus altos costos logísticos por su posición en el mapa petrolero de Loreto. Si bien el precio del crudo desde el mes de diciembre 2020 se encuentra energizada, y por su alta volatilidad, pues todo se encuentra condicionada a los alocados cambios mundiales en un lote demasiado sensible al tener un alto costo de producción estimado en us$30.22 barril (PeruPetro) y unas regalías de 14.66 por ciento. Sin embargo, los eventos posibles y con alto riesgo de detener el reinicio del Lote 67 en el tiempo que le dure sus 12 años de vigencia de su contrato, se encuentran en los resultados (casi posibles) de la consultoría convocada por el Ministerio de Cultura[1] para conocer los alcances en la delimitación para la creación de la Reserva Indígena Napo – Tigre amparado por la Ley 28736 (Ley PIACI) otorgándoles el derecho a la intangibilidad de su territorio. La creación de una reserva indígena cancelaria cualquier actividad económica, poniendo en riesgo la continuidad de los lotes 67 y 39 que son contiguos y ambos en la cuenca del Napo.

Otros elementos que ponen en riesgo la actividad y continuidad del Lote 67, es negociar en mejores términos la regalías (hoy en 14.66 por ciento), y llegar a un acuerdo con el vecino país del Ecuador para transportar el crudo pesado por su oleoducto (OCP) y alcanzar el puerto Bayovar, cuyo recorrido es menos costoso que utilizar la infraestructura logística nacional (el costo para transportar un barril de petróleo por el ONP es ligeramente superior a los us$10).

El Lote 67 no tiene una buena trayectoria ni continuidad en sus operaciones de producción (dejo de producir desde junio 2016 hasta agosto 2018. Desde diciembre 2013 (inicio de sus operaciones) hasta marzo 2020 (paralización de sus operaciones), su producción promedio mensual fue de 429 mil barriles, con un aporte insignificante al canon petrolero por dos razones: baja producción y baja calidad de su crudo relacionado a su cotización[2]. El Lote 67 no es buen referente para garantizar el reinicio de buenos tiempos de la actividad petrolera en Loreto.

[2] En el mes de enero 2020, la canasta de precios del Lote 67 fue en promedio de us$25.91/barril frente a los us$45.75/barril del Lote 95, ambos crudos de baja calidad.

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next