En Vivo

LA DESILUSIÓN

LA DESILUSIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El mundo se estaba preparando para un nuevo retorno a la vida normal. Las actividades económicas empujadas por sus respectivos gobiernos estaban progresivamente abriendo escenarios favorables a fin de que la economía remontara su pésimo desempeño ocurrido el 2020 con resultados letales en la salud pública; hasta que entro en escena un nuevo virus de mayor rapidez en expandirse más agresivo y de múltiples mutaciones y más resistente que las anteriores.

La desilusión invadió de manera rápida, casi sin darse cuenta, las complejas ramificaciones de un cuerpo humano inmutable ante la presencia invisible de un enemigo mortal y proyecta imágenes sobre un futuro lleno de retos y de riesgos permanentes. Las proyecciones de un crecimiento mundial ahora son contenidas por un virus invisible, reportándose su presencia en los interiores de un cuerpo el 24 de noviembre en Sudáfrica.

Las alertas traspasaron las fronteras de los países tan rápida que desilusiono la movilidad social y la vuelta a la normalidad. Al finalizar octubre 2021, el precio internacional del crudo de petróleo llego a cotizarse en us$81.48 / barril; mayor en 13 por ciento a lo ocurrido en el mes anterior, y mayor en 57 por ciento de inicios de año. Luego de la alerta mundial emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 26 de noviembre, las cotizaciones de las principales empresas en el mundo comienzan a mostrar diferentes mutaciones en sus valores financieros. Los productos tradicionales, como el petróleo por ejemplo, comenzó a bajar su cotización como consecuencia de una progresiva reducción de las actividades económica al proyectarse una menor demanda mundial por una tercera encerrona e inmovilidad social.

Al 3 de diciembre, el barril WTI de petróleo alcanza los us$66.3menor en 19 por ciento respecto a su valor promedio registrado en octubre, y la tendencia es incierta. Es inevitable una mayor desilusión en la medida que la variante ÓMICRON avance con mayor energía para causar daños y pérdidas incalculables.

Las cifras de la actividad petrolera en Loreto al finalizar noviembre, nos muestra una terrible desilusión: la producción disminuyo en 47 por ciento respecto al mes anterior; donde el Lote 95 – campo Bretaña es el principal productor de petróleo con el 92 por ciento de participación, y de manera marginal el Lote 67 localizado en el distrito del Napo. Esta menor actividad petrolera es producto a la declaración del Paro Amazónico indefinido convocado por varias federaciones nativas desde comienzos del mes de octubre, localizándose su accionar en la Estación 1 y 5 del Oleoducto Nor Peruano (ONP), y las amenazas de incendiar los campamentos petroleros si el gobierno nacional no atiende a sus demandas.

A pesar de la dificultad o imposibilidad de transportar petróleo por el ONP, el Lote 95 seguía con sus operaciones de rutina hasta el 24 de noviembre, cuando la federación indígena de AIDECOBAP, presionada por las federaciones en huelga, comunica a la empresa que paralice sus operaciones. Desde el 25 de noviembre hasta el presente, las operaciones del Lote 95 se encuentran paralizadas, con una pérdida de producción de 79 mil barriles acumulados con una pérdida económica estimada en us$5.5 millones y un canon petrolero dejado de percibir de un valor aproximado de s/3 millones 300 mil.

El contrato de explotación petrolera en el Lote 95 es de Licencia, donde el Estado le transfiere la propiedad del recurso a PeruPetro para efectos de suscripción de contratos, y esto a su vez, le transfiere al contratista. El contratista entonces, tiene la posibilidad de utilizar el petróleo extraído para venderlo al propio Estado en el punto de la Estación 1, para luego ser transportado por el ONP; como también venderlo al extranjero, en el caso del Lote 95, a Brasil.

Más articulos de Roger Grández Ríos

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next