En Vivo

VOTO DECENTE

VOTO DECENTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Escribe Julio Failoc Rivas

En una reciente entrevista me preguntaron sobre las posibilidades y las implicancias que tendría voto nulo y blanco en el próximo proceso electoral a llevarse a cabo el 26 de enero. Sobre ello, he venido escribiendo varios artículos, de esta columna, hasta la saciedad.

Creo que el voto nulo y blanco, no solo arrasará en las próximas elecciones, sino que también terminará favoreciendo a los partidos que logren pasar la valla electoral del 5 %, permitiendo que lo más nefasto de la política, “los disueltos” puedan retornar por la puerta grande a empezar hacer de las suyas.

A estas alturas – a un poquito más de una semana- el voto blanco es el favorito. La preferencia por este voto es la desinformación y la incapacidad que tienen los candidatos de hacer llegar sus mensajes y/o propuestas que logren hacerlos visibles y convencer al electorado para que voten por ellos. A ello también aporta la cantidad inmensa de símbolos y candidatos que lo único que hace es confundir más al electorado.

En segundo lugar, se ubica la el voto nulo o viciado cuya preferencia es de la gente que ya no cree en nadie, la que está convencida que el congreso no debe existir porque todos son iguales de ladrones y mentirosos. Este voto se alimenta de la desconfianza acumulada en contra de la clase política y que se desencadena con fuerza cuando es testigo de los actos de corrupción de los presidentes que eligió en los últimos 30 años. No abona mucho a la confianza cuando es espectador del arresto de cuatro de sus presidentes y del suicidio de uno de ellos. Si a ello se suma un congreso, el poder judicial y un empresariado vinculados con la corrupción, el circulo de la desconfianza termina por cerrarse.

En tercer lugar, tenemos a la población electoral ausente, la que no va a votar en las elecciones, y cuya explicación es la lejanía del centro laboral o por enfermedad, pero también se explica por la desinformación o la desconfianza, por las razones señaladas líneas arriba.

En cuarto lugar, de las preferencias electorales, tenemos, por las encuestas propaladas hasta el momento, a los partidos políticos, cuya suma de todos alcanza el 30 %, Es decir que un poco más de 20 listas que postulan al congreso llegan apenas al 30 %.  Pero la cosa no llega solo allí, sino que los partidos que no alcanzan la valla electoral suman más o menos el 10 %.

Lo señalado es grave por la razón simple de que una minoría del electorado será quién elija a nuestro próximo congreso. Si los votos nulos y blancos alcanzan el 50 %, la ausencia electoral de siempre llega al 20 % y los que no alcanzan la valla electoral suman el 10%, entonces el 20 % restante, que vota por algunos de los partidos que han superado la valla electoral, serán los privilegiados de elegir al congreso de la república. Pero allí no queda lo cosa, si la organización criminal que la mayoría del país detesta -y por las cuales se cerró el congreso- alcanza el 10 %, se habrá llevado la mitad del Congreso de la República.

Votar por alguien decente es una obligación urgente de la gente decente. Guerra avisada no mata gente.      

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next