En Vivo

RETOS EN EDUCACIÓN REMOTA

RETOS EN EDUCACIÓN REMOTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Durante el tiempo que dura la pandemia que afecta al mundo entero, se han tenido que tomar medidas muy duras, y hasta extremas, para evitar el contagio y, como era lógico, se ha tenido que privilegiar la atención de la salud.
Empero, las preocupaciones de gobernantes y gobernados, no se restringen a la salud, sino que se complementan con otros aspectos de la vida cotidiana, como por ejemplo el aumento de la pobreza y del desempleo, la escasez de recursos fiscales para enfrentar la inmensidad de la situación, el colapso de la economía, la casi paralización educativa y el cierre de empresas entre muchos otros.
En esta columna nos avocaremos al tema educativo, ello debido a que, por el cierre de colegios y escuelas, para evitar estos focos de contagio, se ha tenido que sustituir la educación presencial por la remota o también llamada a distancia. 
El tema de la educación, durante la pandemia, es de tan singular importancia, que hasta ha merecido un enfoque, en el pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), del 02 de junio último. La Comisión estima que las medidas de contención al contagio, como es el cierre presencial de centros educacionales, “… tienen efectos negativos significativos sobre el derecho a la educación”, recordando que, “… la efectiva realización del derecho a la educación es una de las mejores soluciones para superar la situación de pobreza”, siendo los pobres los más afectados en los procesos de educación a distancia. 
En nuestra patria, como alternativa a la educación presencial, en suspenso, se ha optado por la educación remota o virtual, ello muy laudable, pero que con eficacia solamente en algunos sectores de la educación privada, pero en la pública, con notables obstáculos, como son: falta de preparación de los profesores en la tecnología digital, carencia de equipos para dictar las clases a distancia y peor aún para recibirlas y, en muchos lugares, así se tuviesen los equipos hay carencia de servicio eléctrico, sobre todo en áreas rurales.
Seguramente con muy buena voluntad, el Presidente de la República se ha lanzado a ofrecer miles de miles de pequeñas computadoras portátiles (tabletas), en el ánimo de reducir la brecha digital, pero sin que el Ministerio de Educación lo secunde con rápidos, pero serios, estudios sobre lo que se requiere y, además, con falta de procedimientos para su selección y adquisición oportuna.
Más grave es aún la situación, si se tiene en cuenta, que la millonaria inversión, de poco servirá y no ayudará a conseguir el éxito deseado, si es que en simultáneo no se desarrollan nuevos procesos educativos, con un soporte basado en lo que los técnicos en la materia denominan “Metodologías Colaborativas”. Esto tanto para profesores como para alumnos.
Hay que recordarle al titular del Ministerio, en edificio en forma de libro, y a los genios que lo secundan, que parece que de libro solo conocen al que los alberga, que entregar computadoras sin entrenamiento, es como obsequiar un automóvil a quien carece de brevete. 

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next