RENTA TRIBUTARIA E INVERSIONES

Redacción 17 de septiembre del 2019 - 1:42 PM

Por Roger Grández Ríos, Director de Prospectiva Amazónica

Loreto tiene hasta la fecha 3 normas legales que COMPENSA la perdida de los beneficios tributarios.

La primera de ellas data desde 1992 cuando el ministro de economía, Carlos Boloña, decidí hacer la primera reforma tributaria en un contexto complicada para la economía peruana y reordena el complejo marco tributario con múltiples beneficios que hacían hueco al erario nacional y generaba un déficit consistente.

Elimina la llamada Ley Pardo (Ley 24832) que crea el impuesto a las ventas de bienes y servicios destinados al Fondo de Defensa de la Ribera de la ciudad de Iquitos y obras de saneamiento. A partir de 1992 el gobierno nacional transfiere anualmente s/.4,4 millones a la cuenta de la Municipalidad Provincial de Maynas (MPM) para la ejecución de obras. Y este fondo no se distribuye a los otros gobiernos locales del ámbito de la provincia.

La segunda COMPENSACION tributaria se da con la perdida de la exoneración del IGV a los pasajes aéreos, materializado mediante Ley 30712 de finales de 2017, y los recursos (s/.30 millones) se orientaran para la construcción de la carretera Iquitos – Sarameriza que fue declarado de necesidad pública e interés nacional por Ley 30670. Los fondos por la pérdida del IGV a los pasajes aéreos se transfieren al GORE Loreto a partir del 2019 y a la fecha el MEF no materializa la transferencia. Este fondo se convierte en un FIDEICOMISO.

La tercera COMPENSACIÓN está referida al IGV por la pérdida del Reintegro Tributario (RT) por un monto de s/.200 millones y a la importación de bienes al amparo de la Ley 27037 por un monto de s/.70 millones (a partir del 2029 hasta el 2049 el monto aumentaría a s/.86 millones).

Se transfiere a la cuenta del FIDEICOMISO del GORE Loreto para que, de acuerdo a su Plan de Desarrollo y, de pasadita, de su Plan de Inversiones, programe gastos de escala regional y de importancia común para la cohesión territorial. Sin embargo, el mensaje del GORE Loreto fue diferente: usurpó funciones municipales al programar inversiones de escala local (veredas, pistas, plazas, mercados, etc), atomizando inversiones y perdiendo la orientación de la verdadera dimensión del FONDO, y así lo vio el Gobierno Nacional que a partir del 2020 va SUSTITUIR los recursos públicos (recursos ordinarios) que transfiere al GORE Loreto por un valor insignificante (s/.36 millones anuales).

Hoy, los alcaldes de Loreto (no todos) están exigiendo al GORE Loreto que se reparte el FONDO (s/.270 millones) a todas las municipalidades para que sean ellos y NO el GORE Loreto que ejecuten inversiones de su competencia. La concepción de las municipalidades (AMRELOR) respecto al FONDO del FIDEICOMISO es que el GORE Loreto no tiene un plan de inversiones de escala regional, y está ocupándose de obras pequeñas que son responsabilidad de los gobiernos locales: Yo ejecuto, Tu no. En el mes de octubre el MEF tiene programado transferir el segundo desembolso (s/.135 millones) al FIDEICOMISO.

La propuesta de AMRELOR de que se atomicen inversiones, de un fondo dirigido para, en su concepción original, generar inversiones (física y social) para crear y robustecer la diversificación productiva, consolidar el turismo rural comunitario y sentar las bases para la creación de habilidades para transformar nuestro capital natural, es imposible e inviable en una concepción de desarrollo territorial planificada. Los gobiernos locales y el GORE Loreto deben luchar y enfocar su esfuerzo, no en cómo distribuir (a todos) el fondo del FIDEICOMISO hasta atomizarlo, sino en procurar captar fondos públicos del gobierno nacional, de los 2 ministerios que tienen la mayor cartera de inversiones (Ministerio de Transportes y Vivienda) con s/.11 mil millones y que a la fecha solamente ejecutaron el 36%.

Una lección: cuando no se tiene un Plan de Desarrollo que visibilice la necesidad pública y la orientación de política, y tampoco no se cuenta con un Plan de Inversiones a largo plazo (más allá de una Programación Multianual de Inversiones), es preferible no tener renta fija, porque lo vas a licuar en proyectos de inversiones que no se conectan con el bienestar público. Lo que está ocurriendo con Loreto es seguir haciendo lo mismo, y no se aprende las lecciones recientes.