En Vivo

RELACIONES PERÚ BOLIVIANAS

RELACIONES PERÚ BOLIVIANAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Por Antero Flores-Araoz

Hace muy poco tiempo, se realizó el Encuentro Presidencial y la V Reunión del Gabinete Binacional del hoy Estado Plurinacional de Bolivia y la República del Perú. En dicha oportunidad se suscribió entre los ministerios de ambos países que tienen a su cargo lo relacionado con el sector hidrocarburos, tres convenios base o preliminares, uno de ellos para la integración energética a través de la interconexión de gasoductos, otro para la comercialización de gas licuado de petróleo (GLP) en poblaciones fronterizas peruanas y, un último para la construcción y operación de redes de distribución de gas natural para Chucuito, Desaguadero, Ilave y Puno, entre otras localidades del Altiplano.

Si ambos países limítrofes tienen gas, aunque hasta ahora probadamente más el país vecino, tiene lógica que se hagan esfuerzos conjuntos para la explotación del recurso, su transporte y también comercialización, esperando que en breve término los acuerdos generales a que se ha arribado se puedan complementar con convenios específicos, que más allá de buenas intenciones nos lleven a una fructífera realidad deseable para todos.

Sin embargo, hay temas que no podemos dejar de tener en cuenta, como es el insólito aviso que el gobierno del presidente boliviano Evo Morales, ha publicado el 2 de julio en algunos diarios peruanos de circulación nacional, en que se agradece al presidente peruano Martin Vizcarra por la suscripción de los convenios. Ello inusual, aunque no perjudicial, salvo a que se menciona que existe una “asociación estratégica para diversificar y fortalecer nuestro comercio, generar encadenamientos productivos, atraer inversiones y potenciar el turismo y la cooperación mutual entre áreas como la logística, la energía, la cultura y la defensa”.

Salvo que la memoria nos falle, no conocemos de compromisos de cooperación mutua en el área de la defensa, salvo la participación en organismos de mayor alcance como es lo relacionado con la Junta Interamericana de Defensa, la colaboración para enfrentar el contrabando, narcotráfico y otros flagelos. Si hubiera algo más deberíamos saberlo, pues la Historia nos ha demostrado que cuando hemos fortalecido relación defensiva con Bolivia, hemos incordiado a terceros con las lamentables consecuencias que huelgan repetir, por ser ampliamente conocidas y también sufridas. 

En la cooperación que debería ser más eficaz, tenemos la de luchar denodadamente contra el contrabando, para lo cual no basta con que hagamos esfuerzos por contener el que viene desde Bolivia, sino que se requiere que no salga de su territorio y esto último compete a la hermana república. Igual sucede con el narcotráfico en que ingresan aeronaves desde Bolivia para cargar cocaína y también pasta básica, que bien desde el país vecino pudiere impedirse la salida de ellas de su territorio.

Por último, pero no menos importante es que hasta ahora los tratados llamados popularmente como “Boliviamar”, su ejecución no se ha completado, ello debido al que segundo acuerdo que contenía excesos inadmisibles y corregido en el tercer instrumento internacional, no hayan sido ratificados hasta ahora por nuestro Congreso, lo que no debería seguir postergándose.

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next