En Vivo

PRECIOS Y COSTOS DE OPORTUNIDAD

PRECIOS Y COSTOS DE OPORTUNIDAD

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La última publicación del INEI (01/12/2020) sobre el comportamiento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes de noviembre a nivel nacional, y la ocurrencia de la evolución de precios en los distintos mercados de abastos en las principales ciudades del Perú para abastecer a las familias los bienes (y servicios) para su consumo disponible, refleja datos importantes que tenemos que valorar y darle vuelta a las malas cifras. La ciudad de Iquitos, es de lejos, la más cara a nivel nacional.

La data oficial reportan cifras impresionantes, pero nada sorprendente para los habitantes de Iquitos, ya acostumbrados a pagar precios mayores que en cualquier parte del Perú, incluso, mucho mayores a los precios que se distribuyen en la ciudad de Yurimaguas, a pesar que el flete no tiene mayor incidencia en la escalada de los precios listados en los mercados de Iquitos, y que los comerciantes adictos al difunto Reintegro Tributario (RT) insisten que es debido a la eliminación de los mismos; comerciantes que en estos tiempos están solapando la enorme y sorprendente montos del RT que la SUNAT está desembolsando en los años 2019 y octubre 2020 con un valor acumulado de s/ 339 millones, con un valor de mercaderías vendidas y facturadas cercanas a los s/1 mil 900 millones que se quedaron pendiente de ventas hasta el 31 de diciembre de 2018 cuando se elimina el RT al publicarse la Ley 30897 (28/12/2018).

El aumento de precios en el mercado de Iquitos, con una lista de bienes producidos fuera de la región y que representa aproximadamente el 90 por ciento de nuestro menú diario, da pie a revalorar la enorme importancia que tiene el bosque y sus aguas para producir alimentos frescos y sanos para mantener un mercado relativamente pequeño donde el consumo mensual estimo en 9 mil toneladas entre alimentos sólidos y fibras, con un valor de mercado de aproximadamente s/75 millones mensuales, que podrían venir desde las organizaciones de productores (por ejemplo, los Programas de Manejo Pesqueros – PROMAPES) abasteciendo dentro de un circuito integrado de productores y mercados, en donde la producción local debe constituirse sobre la base de una infraestructura básica mínima (caminos de acceso, puertos, energía eléctrica, agua y desagüe) y crear mercados al interior de la región (lo ideal sería crear 53 mercados con capacidad de compra – no nos referimos a crear mercados como infraestructura de venta) en cada uno de los distritos para ir desarrollando capacidades productivas y disminuir costos de producción y de logística en un territorio donde los costos de distribución para el abastecimiento es caro y hace inviable cualquier iniciativa de desarrollo rural local. La propuesta es que el mercado se acerque a la chacra, al productor, el mismo que debe recibir de las instituciones (más Estado) incentivos potentes (capacitación+tecnología+nuevos proceso) alcanzando dos objetivos gemelos: generación de ingresos y empleo rural, y evitar la migración de jóvenes en busca de nuevas oportunidades (educación+salud+laboral) en ciudades urbanas de difícil adaptación. En el tiempo podemos ir recuperando nuestra autonomía alimentaria, donde el 90 por ciento de nuestra dieta familiar sean productos locales.

Artículos de Opinión

El Congreso anterior, que sustituyó al disuelto indebidamente por Martin Vizcarra, aprobó una ley que prohíbe la tercerización y toda...
En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next