En Vivo

POR EL COVID-19: ECONOMÍA PERUANA EN CUIDADOS INTENSIVOS  

POR EL COVID-19: ECONOMÍA PERUANA EN CUIDADOS INTENSIVOS  

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Estamos como país, frente a una amenaza sin precedentes.  Es una guerra contra un virus que como lo indica The Economist, pone en jaque a la globalización. Los peruanos estamos inmersos en una dura prueba de resiliencia, sobre todo quienes pertenecen a los sectores más humildes que consecuentemente, son los más vulnerables. Esta crisis sanitaria nos ha demostrado que, en materia económica, no éramos tan fuertes como se nos había hecho creer. El New York Times indica que el COVID-19 ha desnudado el barniz de progreso económico del Perú. La ineficiencia y la corrupción no han permitido enfrentar con eficiencia la pandemia. Esta pandemia hará que algunas naciones asciendan y otras desciendan en su progreso, dependiendo del nivel de gestión que hayan desarrollado en la contención de la pandemia y la reactivación de su economía.

La tasa de crecimiento de 2.90% en enero y 3.80% en febrero mostraban una ligera recuperación respecto al año pasado cuando crecimos en 2.16%, luego en marzo llegó el COVID-19 al Perú y causó la debacle, a pesar de haber funcionado la economía en forma normal hasta el 15 de marzo, es inexplicable como se cayó en 16.2% en este mes. Con un aparato productivo operando sólo al 44% de su capacidad, la economía cayó en 40.5% en abril. Ante el clamor nacional el gobierno decretó en reinicio de algunas actividades económicas, esto hizo que en mayo la caída haya sido de 32.8%. Esperemos que con el reinicio de más actividades productivas y de comercio en junio, se atenúe la caída de nuestra economía.  

El escenario es devastador. El Banco Mundial indica que la economía peruana tendrá una caída del 12% el 2020. La CEPAL vaticina una caída del 13%. Instituciones locales colocan la cifra de 15% para esta caída.  Asumiendo que se controle la pandemia en este año, las proyecciones para el 2021 son positivas. Casi todos los medios especializados en el tema indican que puede ser 5% o una cifra ligeramente superior. Si ponderamos la caída del presente año, con los crecimientos anuales estimados para los próximos años, tardará de 2 a 3 años volver al nivel que tuvimos el 2019 que, dicho sea de paso, no fue muy bueno. Esto se podrá dar siempre que tengamos un gobierno eficiente, de lo contrario, las consecuencias políticas, económicas y sociales en el mediano y largo plazo serán trágicas.

El próximo año serán las Elecciones Generales y aún no se vislumbra quien será el encargado de conducir al país. Tendrá que ser muy eficiente técnica y políticamente ya que encontrará una economía devastada. Esperemos que esto no se traduzca en convulsión social a causa del incremento de la pobreza, que ya empieza a manifestarse con fuerza, sobre todo, en los perímetros urbanos.  Las brechas sociales se pueden profundizar rápidamente generando una polarización política que complicará nuestra recuperación económica. La pandemia está mostrando la enorme fragilidad institucional de nuestro sistema político.

Ante tan sombrío panorama caben las preguntas: ¿qué hacer? ¿con qué recursos contamos? Tenemos que abandonar los paradigmas que nos dividen, y ponernos de acuerdo en una visión conjunta de desarrollo, al inicio de nuestro Bicentenario. Somos un país megadiverso con una gran cantidad de recursos naturales. No obstante, lo que tenemos a la mano es la minería y la agricultura, como las actividades económicas más importantes. El agro es la seguridad alimentaria y fuente de trabajo para millones de peruanos. La minería es atracción de grandes inversiones, generación de empleo, captación de divisas, generador de una gran cadena de valor y aporte fundamental para las zonas de influencia de sus operaciones. El uso de modernas tecnologías debido a los avances científicos, ha logrado que la minería minimice sus impactos en el ambiente y se haya convertido en un aliado de la agricultura en el Perú y otras partes del mundo. Urge un diálogo con las comunidades para la agro-minería pase de un desarrollo por ahora, de algunas zonas, a un desarrollo sistemático a nivel nacional. 

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next