En Vivo

NI DISOLUCIÓN, NI VACANCIA

RUDECINDO VEGA CARREAZO - Gerente general del Conafovicer

NI DISOLUCIÓN, NI VACANCIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
RUDECINDO VEGA CARREAZO - Gerente general del Conafovicer
  • Quizás, suspensión presidencial y adelanto de elecciones

Nuestro primer adviento viene saturado de crisis e inestabilidad, 6 largos y dolientes años que anuncian otros peores por venir. No habrá disolución congresal por decisión del TC y probablemente no haya vacancia presidencial por falta de 87 votos. Quizás prospere una suspensión presidencial temporal con solo 66 votos como acaba de aprobar la Comisión de Constitución (CC) y; suceda un adelanto de elecciones el 2023 como, el mismo día, lo aprobó la misma CC.

Increíble: disolución congresal, vacancia presidencial, suspensión presidencial temporal y adelanto de elecciones; todas, dependen del congreso; mezquino y grosero quienes le hicieron meter la pata al presidente haciéndole creer que podía disolver el congreso; mezquino y pusilánime el congreso de no resolver nada de todo lo que depende de él; desubicada la oposición de obsesionarse solo contra el presidente cuando debe “ajustar” también al congreso y; ceguera y torpeza de los seguidores del gobierno de empecinarse en confrontar antes que exigir gobernar. Lamentable para el Perú nuestras autoridades, líderes, políticos y funcionarios; lastimero este gobierno y oposición, ejecutivo y congreso; en sus manos seguiremos desgraciando nuestro presente y porvenir.

Advertimos que era tiro por la culata o garrafal error interpretar la renuncia del premier Torres como negación fáctica del pedido de confianza al congreso, era obvio que iría al TC y este le daría la razón y; prevenimos, que lo peor, es haber hecho cometer al presidente y gabinete una infracción constitucional susceptible de ser sancionada con inhabilitación. El TC, en 4 días, otorgó medida cautelar que suspende el acuerdo del Consejo de Ministros que interpreta la renuncia del premier como negación fáctica de confianza; seguramente, luego, confirmará su decisión y, así, facilitará al congreso a sancionar constitucionalmente al presidente y sus ministros firmantes. Mal asesorado el presidente, le hicieron meter la pata, su “bala de plata” salió como dumdum por la culata. Peor todavía, agravó su error, al designar nueva premier a quien fue censurada como ministra por este congreso y tener denuncias por uso indebido de su cargo; siendo confrontacional como su antecesor es más débil, no tiene el peso ni reconocimiento profesional del mismo. Quemó dos gabinetes por buscar dos censuras. Zopencos a rabiar.

Asustado por la amenaza de disolución, el congreso aceleró el tercer pedido de vacancia e inauguró pedidos de inhabilitación presidencial en su afán de madrugarle en el golpe triunfal. Este pedido de vacancia, admitido con 67 firmas, fue aprobado con 73 votos, pero le faltan 14 para prosperar. En este caso, la resolución del TC, sobre la medida cautelar, que da razón al congreso, termina beneficiando al presidente. Los congresistas muy asustados con la voluntad presidencial de disolver el congreso y pensaban vacarlo, vuelven a su repulsivo rol de priorizar sus privados intereses en perjuicio del país. Nada es seguro con nuestros congresistas, no creen en nada ni nadie, basta resaltar que este pedido de confianza tuvo 4 votos menos que los 77 del segundo pedido y; debe tener insomne al gobierno porque solo 32 votaron en contra cuando antes fueron 41, hubo 6 abstenciones cuando antes solo 1 y, no votaron 19 cuando en marzo fueron 11. Sin duda, la compra venta de congresistas, por unos y otros debe estar en su punto alto, si no hay votos para la vacancia es probable que se active la suspensión presidencial temporal por infracción constitucional, la cual depende sólo de una Resolución Legislativa (RL) del congreso. 

El 1 de diciembre mismo, la CC aprobó el proyecto de RL que crea, en el Reglamento del Congreso, el procedimiento de suspensión presidencial temporal por un plazo máximo de 36 meses con sólo 66 votos a favor y constituye una directa amenaza sobre el presidente Castillo. El ejecutivo con sus congresistas, propios y comprados, podrá evitar la vacancia que exige 87 votos, pero difícil que anule una suspensión temporal que solo exige 66. Seguro también impugnará la RL ante el TC, solicitará medida cautelar para evitar su aplicación inmediata e, indudablemente este TC no le dará la razón. Para evitar una posible suspensión temporal y asirse de otra oportunidad, una reacción inteligente y rápida del presidente (algo inaudito) sería que, el mismo día, que sea “rechazada” su vacancia anuncie un nuevo “gabinete concertado” con las fuerzas políticas y la sociedad civil organizada. Pecaré, otra vez, de ingenuo apostando por esa posibilidad.

Nuevamente el 1 de diciembre, la misma CC aprobó el proyecto de reforma constitucional que recorta los mandatos del presidente y vicepresidente al 28 de julio del 2023 y de congresistas y parlamentarios andinos al 26 de julio del 2023 y, obliga al presidente a convocar elecciones a los 4 meses de aprobada la ley. Es una reforma igual a la ocurrida el año 2000 luego de la fuga y posterior vacancia de Fujimori pero con dos claras desventajas: no contiene  nuevas reglas políticas y electorales para tener mejores autoridades y; por ser reforma constitucional, los procedimientos y plazos podrían hacerla inviable si no se cambian varias normas electorales. Más que posibilidad a concretar es claro mensaje al presidente Castillo, “suspendido temporalmente” por 36 meses asume Dina Boluarte y con ella negocian gabinetes concertados para llegar hasta el 2026 o un poquito antes. Todos se quedan como quieren y sólo sacan al presidente, aún con protestas, mantienen una sucesión democrática negociada, hasta las bancadas propias y compradas se pueden alinear con esta salida. Nada es imposible con este congreso. 

El informe preliminar de la tardía y fugaz Misión de la OEA presentado el 1 de diciembre, por pretender ser oportuno a la agudización de nuestra crisis por amenazas de disolución y vacancia, a pesar de referir ciertos temas respecto de nuestra institucionalidad y el perverso rol de cierta prensa, ha “ninguneado” las denuncias de corrupción gubernamental y se ha aventurado en la perogrullada de invocar tregua y diálogo político. Por quedar bien con todos ha perdido credibilidad que poca esperanza da respecto de su informe final. Sin embargo, para los convencidos de la necesidad de dialogar para concertar, gobernar y buscar mejores rumbos para nuestra patria, en la encrucijada que nos encontramos, a falta de Acuerdo Nacional, es útil una Misión permanente y no fugaz de la OEA que nos acompañe a enrumbar al gobierno retractado o renovado, saliente o entrante. Seguir desgraciándonos no es camino, algo menos penoso podemos construir. Si nos proponemos y queremos, seguro podremos y lograremos una tranquila navidad nacional y ojalá un mejor 2023.

Fuente: Diario Uno

Más articulos de Rudecindo Vega Carreazo

Artículos de Opinión

Esta ya circulando (lo pueden conseguir en librería El Virrey, en virtual y tiendas físicas), mi libro “Tributación Humana”, (Lima,...
Diversas personas que quieren implantar el marxismo, al igual que organizaciones supuestamente defensoras de Derechos Humanos, aunque con olvido que...
Lo que viene sucediendo en el Perú en los últimos tiempos, es digno de Ripley, en que en un poquito...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC, UCSUR y UNT. Director de la Maestría en...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next