MATEMATICA POLÍTICA

Redacción 13 de noviembre del 2019 - 9:41 AM

Escribe Julio Failoc Rivas

Si alguien creyó que se iba a librar de los congresistas del parlamento disuelto, no se equivocó porque así será. Bien que el JNE le haya dado pase a la inmediata reelección, porque si mis cálculos no me fallan, los electores tendrán la oportunidad de darle una lección no eligiendo a ningún candidato a congresista vinculado al congreso anterior o a la corrupción.

Son casi veinte candidatos que se van a la reelección y una tanda más de sinvergüenzas que han cometido actos ilícitos y que postulan con la intensión de salvarse de la justicia con la inmunidad parlamentaria. Quieren pasar camuflados sin que los electores se den cuenta, pero si la prensa se coloca en el justo medio, y brindan información de calidad, la población electoral tendrá la oportunidad de cerrarles el paso a estos bribones de la política.

Los partidos que llevan a conspicuos galifardos de la política a la cabeza de la lista de candidatos al Congreso tienen sus días contados. Allí tenemos a Mauricio Mulder en el Apra, Rosa Bartra de Solidaridad Nacional, Martha Chávez de Fuerza Popular, Ollanta Humala por el Partido Nacionalista, Juan Sheput de Contigo, y Omar Chejade de Alianza para el Progreso, Manuel Dammert de Juntos por el Perú y Gino Costa por el Partido Morado, aun cuando estos dos últimos candidatos marcaron diferencias en su actuación congresal en la lucha contra la corrupción, pero que sin embargo, serán arrastrados por el rechazo que tiene la población a la reelección congresal.

Algunos datos al canto que fundamentan lo afirmado. A la disolución del Congreso, casi el 90% estuvo de acuerdo con el cierre del mismo y solo un 8% rechazaba la medida dictada por el presidente de la república. Esto podría significar que solo un 8% estaría dispuesto a reelegir a los congresistas desaforados. Ahora bien, si tomamos en cuenta que los candidatos reelectos, por lo menos los más conocidos, están encabezando la lista de siete partidos distintos, lo más probable es que la votación reeleccionista se divida, restando las posibilidades de que uno de ellos se reelija.  

Si a ello le sumamos valla electoral del 5%, que necesitan los partidos para acceder a una curul parlamentaria la situación de los candidatos reeleccionistas se termina de complicar, sobre todo la de aquellos que tienen deudas con la justicia y que soñaban con la tan ansiada inmunidad parlamentaria.

No descartamos, sin embargo, que algunos políticos, sobre todo Gino Costa, Martín Belaunde y posiblemente Manuel Dammert, logren alcanzar una curul parlamentaria, esto por el papel que jugaron en la disolución del congreso y la lucha contra la corrupción, además de la posición que tienen en las listas parlamentarias y el colchón electoral que tienen los partidos por los cuales están postulando. Lo mismo no podemos decir, de Mauricio Mulder, Rosa Bartra y Martha Chávez, quienes no solo expresan el hartazgo de la clase política, sino que también encabezan las listas de los partidos vinculados a la corrupción.

No puedo creer que este ejercicio de razonamiento matemático y político no haya pasado por la cabeza de algunos de los candidatos reeleccionista. Y si dudan de lo razonado, ¡demuéstrenlo pues idiotas!