En Vivo

LA BELLA EPOQUE? IV

LA BELLA EPOQUE? IV

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La industria petrolera en Loreto se encuentra en una enorme disyuntiva: dejarlo en el subsuelo (y cerrar todos los pozos en actividad) y perder todos a la vez (el Estado, las empresas, los gobiernos subnacionales, el IIAP y las universidades públicas, las comunidades nativas y los productores agrarios) o crear un mecanismo de gobernanza territorial donde todos se beneficien, incluido los parámetros ambientales; y todos estos actores tienen experiencias (pruebas y errores) los mismos que los fortalecieron a través del tiempo. Una gobernanza donde lo central es alcanzar beneficios colectivos (sociales, económicos y ambientales) y en el terreno tenemos 3 lotes petroleros que se encuentran ahora paralizadas por distintas razones, con reservas totales (listas para su explotación), recursos contingencias (recursos no maduros para su explotación comercial) y recursos prospectivos (estimadas pero no descubiertas) de enormes proporciones. Nos referimos a los Lotes 67 y 39 concesionadas a la empresa Perenco en la cuenca del Napo, y el Lote 64 en el distrito de Morona, todas ellas tienen 1 mil 601 millones de petróleo[1] en el subsuelo con un valor de producción de us$ 94 mil millones en el extremo de convertirlo en un recurso comercial; generando un canon para Loreto de s/51 mil millones, convirtiéndose en un recurso financiero para apoyar a la actividad agropecuaria (10% del canon petrolero que recibe el GORE Loreto) de s/3 mil millones; del mismo modo se orientaría un valor de s/2 mil 800 millones para las comunidades nativas en la conformación de núcleos ejecutores.

Y aun así, logrando en el tiempo alcanzar una producción a escala comercial del 50 por ciento de las reservas totales y recursos hoy existentes, serian igualmente importantes; sin embargo, varios acontecimientos ocurren alrededor de estos lotes petroleros (pequeños y altamente productivos) como ocurre con los lotes 67 y 39 cuya área en concesión se superpone a la muy probable creación de la Reserva Indígena Curaray, Napo, Arabela (Reserva Indígena Napo) cuya convocatoria realizada por el Ministerio de Cultura para la presentación de propuestas vence este 15 de febrero, lugares donde muy posible existan poblaciones indígenas en aislamiento voluntarios y en situación de contacto inicial. Mientras que en el Lote 64 (de muy alta calidad en petróleo líquido) encuentra un rechazo a su explotación manifestado por la FENAP, ASAM, FIAM y GTANW (Wampis), y en junio de 2019 el contratista (Geopark) desistió al proceso de aprobación del EIA detallado.

Se tiene un escenario complejo en estos tres lotes petroleros y allí se necesita verdaderos gestores con habilidades propias para convertir recursos naturales en recursos financieros que viabilice un estilo de desarrollo (un plan post petróleo) a escala humano y ambientalmente aceptable.

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next