En Vivo

INTEGRIDAD TERRITORIAL

INTEGRIDAD TERRITORIAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La República del Perú, esto es nuestro país, es la organización jurídica del Estado, que comprende no solamente nuestro territorio, sino su población, y que goza del reconocimiento internacional, formando además parte de los organismos multilaterales como la ONU y la OEA.

La población que convive en nuestro territorio tiene orígenes distintos, así tenemos a la andina, por un lado la quechua en el centro y en el norte, pero también la aimara en el sur, sin olvidar a las poblaciones afincadas en la selva en que hay diversas etnias originarias.

Además tuvimos migración preponderantemente española durante la conquista y virreinato, a la que se sumó de otros países europeos, posteriormente enriquecida desde Asia (China y Japón) y Africa, que configuraron un crisol de razas que generó nuestro mestizaje, a tal punto que es usual, desde tiempo inmemorial, decir “quien no tiene de inga tiene de mandinga”.

El lector de esta columna se preguntará con razón, ¿a qué viene tal explicación? a lo cual respondemos que se debe a la pretensión que viene desde Bolivia, liderada por Evo Morales, para que desprendiéndose de Argentina, Chile y Perú sus territorios con población principal aimara, se integren a Bolivia para formar una nueva República (RUNASUR), dentro de la concepción del venenoso “Socialismo del Siglo XXI”. 

Quieren vendernos la idea que la nación aimara debe tener un solo territorio integrado.

No podemos olvidar que Evo Morales entra y sale del Perú como si fuese su casa, pero va sembrando por doquier fastidios, resentimientos, enconos, actitudes separatistas e incluso violentistas, por lo que ya es hora de enfrentar con decisión y entereza su pretensión y prédica equivocada.

Si bien es cierto que nuestro país siempre se ha caracterizado por amplitud de criterio y tolerancia, así como espíritu de integración cultural y económica con los países que nos circundan, no es menos cierto que nuestro acercamiento con Bolivia no ha sido feliz, ni siquiera con la Confederación Perú-Boliviana, y menos cuando con ánimo fraterno nos comprometimos en su confrontación bélica con Chile que nos cercenó importantes territorios en el sur.

Nuestra fraternidad ha ido tan lejos como permitirle a Bolivia tener salida no soberana al Pacífico, a través de Ilo, en lo que se llamaron los tres acuerdos “Boliviamar”, de los cuales los dos más recientes aún están en el Congreso pendientes de aprobación.

También le dimos a Bolivia, dentro del Acuerdo de Cartagena, hoy Comunidad Andina, trato privilegiado dada su situación de menor desarrollo económico relativo.

Empero, nuestra buena vibra y solidaridad con Bolivia, no debe llevarnos al despeñadero y, desde el Estado tenemos que defender nuestro territorio que según la Constitución es inalienable e inviolable, sobre el cual se ejerce soberanía y jurisdicción, teniendo quien lleva la presidencia del país la obligación de “adoptar las medidas necesarias para la defensa de la Repblica, de la integridad del territorio y de la Soberanía del Estado”, para lo cual cuenta con las Fuerzas Armadas que “Tienen como finalidad  primordial garantizar …. la integridad territorial”

Más articulos de Dr. Ántero Flores-Aráoz

Artículos de Opinión

Esta ya circulando (lo pueden conseguir en librería El Virrey, en virtual y tiendas físicas), mi libro “Tributación Humana”, (Lima,...
Diversas personas que quieren implantar el marxismo, al igual que organizaciones supuestamente defensoras de Derechos Humanos, aunque con olvido que...
Lo que viene sucediendo en el Perú en los últimos tiempos, es digno de Ripley, en que en un poquito...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC, UCSUR y UNT. Director de la Maestría en...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next