En Vivo

ELECCIONES CAL

ELECCIONES CAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Quienes somos abogados, hemos hecho estudios universitarios de Derecho y, en algunas universidades, simultáneamente Ciencias Políticas.

Por la profesión y actividades que ejercen los abogados, están llamados a contribuir a resolver conflictos y diferendos, poniendo todo su empeño para llegar a acuerdos y soluciones que promuevan la paz social, el imperio de la razón y del Derecho, así como la convivencia pacífica.

Por lo antes expuesto, las elecciones del Colegio de Abogados de Lima (CAL) para designar a su decano y miembros de los órganos de gobierno y demás estamentos, deberían ser un ejemplo de buenas formas, de orden y disciplina, del cumplimiento de las normas legales y estatutarias y, en general, mostrar a toda la colectividad que se pueden hacer las cosas bien.

Lamentablemente, para la elección de la nueva Junta Directiva del CAL, estamos entrampados ya varios meses, dando la imagen de todo lo que no debe ser un colegio de profesionales de la ley.  Realmente una pena.

A cada rato nos llegan comunicados de diversos niveles estatutarios del CAL, con avances y retrocesos y, lo peor, con desconocimiento de las facultades que corresponden a cada estamento, haciéndonos ver que lo que estamos pasando en dicho Colegio es inusual. También sabemos que se han iniciado acciones judiciales, actos impugnatorios y que existen resoluciones judiciales, incluso resoluciones cautelares, que en el fondo mellan el renombre y prestigio de la Institución.

Durante décadas hemos sido testigos del buen desarrollo de los procesos eleccionarios en el CAL, por lo que llama la atención todo lo visto en el último proceso, en que el desorden en el local donde se depositaban los votos (Colegio Guadalupe) obligó a muchísimos miembros de la Orden a retirarse sin ejercer su derecho al sufragio.

Se conoce que un grupo de ex decanos del CAL con la actual decana, han intentado, lamentablemente sin suerte, poner orden en la situación imperante.  Ojalá no desistan de su buena disposición e intervención y agoten todos los mecanismos de conciliación, para recobrar la paz y la concordia institucional.

Debería también dejarse de lado, en las campañas previas a la elección y en el mismo día de la elección, acciones que desprestigian el buen nombre y reputación del CAL, como entrega de folletería, invocar el voto a través de altoparlantes y hacer de las inmediaciones de los lugares de sufragio, “mercados persas” con comercialización de alimentos, útiles y libros, que para eso existen locales formales.

Ojalá también pudiera reestudiarse el voto electrónico, que nos facilita a los colegiados hacer valer nuestros derechos por ésa vía, evitando colas, aglomeraciones, problemas de tránsito y de estacionamiento, entre otros, pero adicionalmente, nos liberaría de soportar el “mercadillo” al que nos referimos.  Recuperemos la solera que antaño tenía el instituto que asocia a los abogados, que data del año 1804, como que también son auxiliares y colaboradores de la Justicia.

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next