EL VILLANO ES UN TONTO

Redacción 26 de septiembre del 2019 - 6:44 PM

Por Roger Grández Ríos, Director de Prospectiva Amazónica

A comienzo de presente año, el escenario de precios por especulación sumado a la incertidumbre de la población inducida por un sector comercial provocador entrega sus primeros resultados: la inflación en Iquitos había quebrado cualquier predicción sobre su comportamiento luego de la eliminación del Reintegro Tributario, rompiendo, lo que los economistas llaman, la teoría de la elección racional del consumidor, que se construye sobre la base del ingreso y las preferencias del consumidor.

En los primeros cuatro meses del años, los precios fueron muy rígidos hacia arriba (en estos primeros meses de cada año, la pesca se reduce y los productos hidrobiológicos en los mercados, siempre y casi siempre, cuesta mucho más que en la época de abundancia), y ya se observaba algunas tendencias de corrección de costos mostrando algunas rebajas porque el consumidor no estaba respondiendo a una subida generalizada de los precios y, los almacenes y bodegas, tenían más stock y cuentas que pagar al sistema financiero por los préstamos que hicieron en diciembre de 2018 para stockearse y tener supe ganancias a la vuelta de la esquina. Hoy los precios tienen un retroceso. La doncella que se cotizaba a hasta en s/.34/kg hoy se compra a s/.15/kg; el paiche que tenía un precio de hasta s/.30/kg hoy lo consumes a un costo de s/.20/kg; la palometa, gamitana, sábalo, boquichico, corvina y otras especies cuestan hasta 4 veces menos que en los primeros meses de este año. El pollo (dominada por una sola empresa) que normalmente bajaba hasta s/. 1.20/kg por la abundancia de pescado, este año no se observa una rebaja sustantiva, a pesar de ingresar a una franja de pérdidas por la menor venta y mayor tiempo de los pollos en las granjas de producción y engorde, se resiste a tener una rebajita por los problemas internos de control familiar en la empresa. Los precios se comenzaron a estabilizar, y el INEI en el mes de agosto registro una inflación negativa (ver cuadro) signo que refleja el comportamiento de las preferencias del consumidor y que el libre mercado (sin trucos por la existencia del reintegro tributario) tienen otro comportamiento; mientras que los ingresos (y el empleo) en las familias no mejoran por la crisis que aún permanece en Loreto.

Los comerciantes minoristas, que adquirieron productos a fines de diciembre 2018 y comienzos de 2019 a precios altos, saben que manteniendo sus precios iniciales están teniendo 2 problemas: una deuda en el sistema financiero y las mercaderías con fecha de vencimiento al tope de su vencimiento.

Sin embargo hay un comercio dominante que no es un tonto. En lo que va del 2019 (enero-agosto) recibió de la SUNAT por concepto de Reintegro Tributario (los rezagos del 2018 y las super ventas de diciembre 218) un valor de s/.79 millones versus los s/. 75 millones de 2018. Estos mismos comerciantes mayoristas, están haciendo lo imposible para retornar al incentivo perverso del RT y están manipulando circunstancias, incluso en las protestas gremiales, para alcanzar sus objetivos, aprovechando a un GORE Loreto envuelto en su propio laberinto, y una clase política en modo silencioso distrayéndose de la coyuntura actual.

El villano sabe que puede seguir ganando en estas épocas de incertidumbre política y de un entorno donde la corrupción sigue visibilizando su precaria condición. Multiplicar ganancias es lo único que le interesa al comerciante, y no la precaria situación económica de los ciudadanos, que tienen problemas familiares por la pérdida de empleo y escasos ingresos; mientras el comerciante sigue manteniendo sus super ganancias por el RT.