En Vivo

EL FACTOR URRESTI, RA, RA, RA¡

EL FACTOR URRESTI, RA, RA, RA¡

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Daniel Urresti es un personaje al que los acartonados candidatos de la derecha debieran ver con mucha atención. Urresti perteneció a la promoción 1978 de la Escuela Militar de Chorrillos (EMCH) denominada “Teniente Luis García Ruiz” en la que aparece Martin Rivas, ha sido General de Brigada del ejército peruano, realizó estudios en la Escuela de Operaciones Psicológicas (OPSIC-OIE) y fue comandante de la tercera brigada de comunicaciones de dicha arma, trabajó en la casa militar de palacio de gobierno en la época del ex presidente Alberto Fujimori; Urresti fue además Ministro de Estado en el Despacho del Interior en el año 2014 y Alto Comisionado en Asuntos de Formalización de la Minería en el gobierno de Humala. Como Ministro, lideró la captura de Benedicto Jiménez y Rodolfo Orellana, logrando crear y optimizar la labor de grupo Terna, entre otros. Urresti es un personaje ingenioso, disciplinado, práctico, sarcástico y hábil para improvisar.

No obstante su liderazgo mediático, fue desembarcado de la candidatura presidencial en las elecciones generales 2016 por el partido nacionalista peruano. Sin embargo, en las elecciones municipales del 2018 alcanzó un segundo lugar en Lima con más de 1 millón de votos. Recientemente en las elecciones congresales del 2020 fue el congresista más votado con 588 mil votos. Urresti necesita los votos del sur, en especial los de Arequipa y Cusco para consolidar su candidatura, en el norte podría moverse con mayor facilidad. Sabe en cíclica dialéctica que la crisis política de hoy nos recuerda a los 90, ciertamente Urresti podría tener más empatía que De Soto, Forsyth, Guzman o keiko, todos vinculados a un mismo entorno social, financiero y político. Urresti al igual que el Fujimori de los 90 sabe llegar al elector de una manera sencilla y ya identificó al nuevo FREDEMO. No sería extraño que recurra a la vieja estrategia del enemigo común.

El genio militar de la propaganda nazi Joseph Goebbels decía que “toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

El único escollo entre Urresti y el sillón de Pizarro es el caso Bustios, toda vez que, aunque fue declarado inocente el 4 de octubre del 2018 por el colegiado B de la Sala Penal Nacional, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema declaró nula la sentencia que lo absolvió y dispuso que se realice un nuevo juicio oral que determine si es coautor del asesinato de Hugo Bustíos. No obstante, para su suerte un testigo, el periodista Eduardo Rojas, falleció.

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next