DEL 4 DE JULIO DE 1776 A LA CIVILIZACIÓN E IMPERIO ESTADOUNIDENSE

Redacción 04 de julio del 2019 - 2:50 PM

Por Manuel Ernesto Bernales Alvarado – Politólogo y Administrador Público

Del 4 de julio de 1776 a la civilización e imperio estadounidense

El Dia de la Independencia de los Estados Unidos de América, (EE.UU.) se celebra el 4 de julio del calendario de uso universal basado en la reforma de Julio César, Roma, nombre adoptado luego de su asesinato. En ocasión de esta efemérides quiero compartir una manera de ver el mundo, también vernos, fuera de los discursos partidarizados, sesgados, mejor que politizados, creencias e ideas que caracterizan discursos contra o en favor de los EEUUA.

La Constitución estadounidense es ratificada en 1788 y ha tenido importantes Enmiendas desde 1789, cuando los constituyentes de turno adoptan la Carta de Derechos. Esos actos jurídicos y políticos han tenido señalada influencia prácticamente universal, no obstante que la esclavitud era legal en algunos Estados del Norte, de la Unión, opuestos a los Estados Confederados, del Sur, que basaban su existencia y modo de vida en más que centenario y millonario régimen total de esclavitud. 

La discriminación, inseparable de la desigualdad cada vez mayor, poco imaginable, ha ido cediendo paso a un trato y convivencia más igualitarios entre personas y grupos de la enorme diversidad humana y cultural estadounidense. Sin embargo, desde años recientes se percibe un recrudecimiento ligado a ideas, creencias y prácticas de superioridad de origen, etnia, mal llamada racial, acorde a la ciencia moderna, al genoma humano y hasta religión. Denomino a estas creencias y prejuicios, «ideología racial», muchas veces amarrada a «nacionalismos» y otros fundamentalismos exacerbados como el religioso. Es grave error hablar de razas humanas se puede consultar «Cuatro Declaraciones sobre la cuestión racial» https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000128133. (*) 

No obstante que la política, legislación fundamental y doctrina e ideología asociada se fundamenta en una concepción teocéntrica sobre la igualdad de los seres humanos, poco a poco ese sustrato cultural se ha ido laicizando, sobre todo desde la segunda postguerra mundial y luego de la guerra contra Vietnam e invasiones de las que jamás se olvidaran en nuestro y otros continentes. 

La política exterior estadounidense suele estar acompañada y nutrida por la academia, la ciencia, las instituciones y personas influyentes. Estas influencias varían según tradiciones, intereses y hasta episódicas vigencias culturales, de prensa y fenómenos de masas. En la actualidad priman casi escandalosamente ideas, creencias e intereses que no reconocen o cuando menos minimizan las sustantivas contribuciones estadounidenses al humanismo contemporáneo, en realidad varios con áreas fuertes de consenso y disenso, su fundamento y expresiones filosóficas, jurídicas y políticas. 

Los EE.UU.A jugó un rol decisivo, estratégico, en la lucha contra el nazismo y el fascismo, liderando junto con otros Estados Aliados, la Declaración de los Derechos Humanos y la fundación y desarrollo de instituciones del sistema de las Naciones Unidas como la UNESCO. Con otras potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad, se desempeña con rigor geopolítico y geoestratégico, errores incluidos. Se retiró nuevamente de la UNESCO el Día del Descubrimiento de América, 12 de Octubre de 2017, de conmemoración mundial, coincidentemente a menos de un año de la elección del Presidente Trump. Ya ocurrió antes. Su ausencia debilita algunas posiciones y como no hay vacíos de poder, fortalece a otras, entre las cuales hay Estados que no han hecho suyos importantes convenios y tratados internacionales de protección de la naturaleza y de las personas sino que los niegan. Coincidiendo con los EEUUA en varios casos importantes, como en el esfuerzo transnacional para controlar y calentamiento global y sus devastadores efectos, inclusivo en migraciones de millones de pobres afectados como los que buscan refugio y mejor vida en la primera potencia mundial.

Los EEUUA encabezan aun la estratificación internacional del poder que de una pirámide hacia los años 50 del siglo pasado, se está convirtiendo cada vez más en una pirámide truncada, cuyos lados tecnológico-económico-financiero, militar-diplomático y demográfico-cultural, para no extender las dimensiones y variables sino para dar una idea de sus grandes interrelaciones, ahora son compartidos por potencias crecientes y que se ubican estratégicamente en la gran cuenca del Pacífico, sin que la mega cuenca atlántica haya dejado de ser importante. El proyecto económico, tecnológico, militar, y cultural de las modernas Rutas de la Seda de la República Popular China, que ya evidencia aspectos negativos al parecer irreversibles, (ver informes internacionales inclusive agencias de prensa estatales como DW y BBC, sin duda va a revalorar y ¡recalentar! esa otra parte del planeta; por ende la trama de relaciones y tendencias desde Asia continental y también es probable Asia Pacífico, hacia Eurasia, Federación Rusa principalmente, hasta seguramente el Reino Unido que debilita a la Unión Europea, pero ha incrementado sus nexos con India y China y podría articularse más con los EEUUA.

EEUUA es la única potencia mundial con poco más de doscientos años de existencia cara a otras milenarias cuya actual articulación cultural-política dominante incluye amistades y enemistadas entre pueblos con culturas particulares, China, India, Federación Rusa, no así el Imperio del Japón. Desde la conquista, genocidio y ecocidio no reconocidos oficialmente, e inmediata colonización de América el Norte y la expansión económica, tecnológica y militar republicana, la multicultural inmigración desde muchos Estados y territorios ha nutrido la fuerza de trabajo que en buena medida requería el cese de la esclavitud y la necesidad de «conquistar», como se hizo en «el Oeste», en las Filipinas, en Cuba, y en el inmenso espacio del Pacífico. También ha enriquecido la élite intelectual, científica, profesional y técnica, sus mejores universidades son las mejores del planeta, sus indiscutibles y extraordinarias obras de civilización. Llama la atención el aporte de personas de milenarios pueblos de la India y del sudeste asiático, así como de nuestra América Morena. 

No obstante el nuevo papel de la aviación, la cohetería y las nuevas tecnologías de la información y comunicación en el poder económico, militar, político y cultural, la vieja geografía y la Doctrina Mahan, control y libertad en los mares del continente americano, nos seguirán uniendo inseparablemente a la cultura o civilización estadounidense y al imperio americano. Ello no excluye desarrollar acuerdos y alianzas prácticas, menos declaraciones por favor, con otros Estados, empresas transnacionales y diversas organizaciones no estatales que sean consecuentes con sus prédicas y acorde a nuestros intereses. Con el poder actual y en ciernes, espacial, sub oceánico, no solo México está lejos del cielo y muy cerca de los Estados Unidos. 

La cuestión es si un Estado, sus dirigencias o minorías dominantes, aceptan vasallaje o condición de países herodianos o también creen y son consecuentes con la soberanía, la independencia, autonomía y el régimen republicano no secuestrado por el poder del dinero, los medios y prensa resultante, las armas o cualquier fundamentalismo o combinación de ellos, que ahora inclusive, en nombre de Derechos Humanos, olvidan muchas veces el sello o contracara inseparable. Estos son los deberes y obligaciones y la prioridad de políticas de Estado y de gobierno con opción preferencial por los pobres, los desvalidos o en cualesquiera otra desventaja de nacimiento o adquirida, formando o no mayorías, que se incluyen en la diversidad humana, superando el milenario discurso ideología y doctrina de las razas, (*). No es razonable o admisible subordinar mayorías a ningún tipo de minoría, por más que venga de iglesias y entes no estatales, de países europeos o de los EE.UU. Así mismo remito a otros importantes documentos (**). «Ike» advirtió sobre el poder extraordinario del «complejo industrial-militar» mundial, amenaza a la democracia, república de iguales, no plutocracia u odebrechtcracia y los Derechos Humanos, luego de la Victoria de los Aliados.

Bolívar, en una de sus frases célebres, muchas en contradicción con sus hechos en el contexto de su política de entente con el Imperio Británico y mando autoritario, dijo: «Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad».

Francisco de Miranda, único hispanoamericano que figura en el Arco del Triunfo en París, luchó por la independencia de los EEUUA, de la Revolución Francesa asediada por monarquías vecinas, de los pueblos sometidos a España; divulgó «La carta a los españoles americanos» del pampacolquino Juan Pablo Vizcardo y Guzmán; fue entregado por Bolívar y los suyos a España falleció en La Carraca, prisión peninsular; él expresó: «Mis únicos objetivos son y serán siempre promover la felicidad y la prosperidad de mi propio país excesivamente oprimido.” 

El complejo industrial-agrícola-intelectual militar global, no está afincado solo en nuestro continente sino en Europa, Eurasia, Asia continental y Asia Pacífico. Recordemos: “Una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales se acerca a la muerte espiritual” . Esto vale para todo Estado.

=========================================================

(*) Ver: «Declaración sobre la Raza y los Prejuicios Raciales» Aprobada y proclamada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, reunida en París en su vigésima reunión, el 27 de noviembre de 1978 (…..) “Toda teoría que invoque una superioridad o inferioridad intrínseca de grupos raciales o étnicos que dé a unos el derecho de dominar o eliminar a los demás, presuntos inferiores, o que haga juicios de valor basados en una diferencia racial, carece de fundamento científico y es contraria a los principios morales y éticos de la humanidad” (Artículo 1, párrafo 1). 

(**) – «Nuestra diversidad creativa: informa de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo», versión resumida. 1996, Autor de colectividad: Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, presidida por Javier Pérez de Cuéllar. Y: «Declaración Universal de la UNESCO sobre el Genoma Humano y los Derechos humanos». (Aprobada por unanimidad y aclamación, por la 29ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO, el 11 de Noviembre de 1997).

– Conferencia General de la UNESCO, 31ª reunión-Doc. 31C/Res 25, Annex 1 (2001) 2 de noviembre de 2001: «Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural».

– Asamblea General de las Naciones Unidas. Sexagésimo primer periodo de sesiones. A/RES/61/295, 10 de diciembre de 2007. Resolución aprobada por la Asamblea General [sin remisión previa a una Comisión Principal. (A/61/L.67 y Add.1)] 61/295: «Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas».