CAJA O REDACCIÓN

Redacción 11 de junio del 2019 - 6:36 PM

Por Antero Flores-Araoz

La prensa ejerce un gran poder y, antaño se dijo que era el poder más importante después del Ejecutivo, Judicial y Legislativo, por lo cual muchos decían que era el cuarto poder.  Sin embargo, con el correr del tiempo la prensa pasó a ser el poder más importante en las naciones, pues a través de información y opinión, formaban o deformaban conciencias, creencias, conductas y, hasta direccionaban elecciones políticas sin ser partidos, pero teniendo en sus manos el direccionamiento de acciones y conductas.

Tan importante como las informaciones y opiniones de la prensa, son sus silencios, pues dejando de lado información importante, en la práctica se ocultan hechos que pudieren ser de interés público y del público y que pudieren incluso variar las percepciones iniciales de la población y con ello sus acciones futuras.

La Constitución (art. 14) determina que los medios de comunicación social DEBEN colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural, con lo cual una obligación de carácter ético se torna en legal.

Reconocemos la libertad de expresión, opinión y conciencia, que consagran tanto la Constitución como los tratados internacionales sobre Derechos Humanos de los que nuestro país es signatario, de allí el derecho de los editores de consignar en sus medios lo que es su voluntad, pero ello no puede significar distorsión de realidad, omisión de información relevante o su ocultamiento consciente. Cierto es que la prensa escrita es más proclive a la malsana práctica de la distorsión y de la omisión, pues requiere de impresión y ella no es simultánea con acontecimientos y opiniones, ya que el medio escrito sale después.  Esto es más dificultoso en la radio y televisión en que ya tienen detrás del micro al entrevistado y la única herramienta que tendría es el corte de la entrevista.

Un hecho que debería haber tenido, conveniente difusión, es la intervención de diversos especialistas en temas constitucionales, que fueron invitados a la Comisión de Constitución del Congreso para dar sus opiniones sobre la cuestión de confianza que plantearía el Gabinete Del Solar al día siguiente, lo que podría ayudar a los ciudadanos a comprender dicho tema y sus consecuencias.  Estuvieron presentes un reputado profesor universitario, dos ex presidentes del Tribunal Constitucional, un ex Presidente del Congreso y un ex Vicepresidente del Parlamento, bajo la presencia de casi todos los medios de expresión de relevancia, en sus diferentes modalidades.  Había un enjambre de cámaras televisivas y grabadoras y por supuesto libretas de apuntes de antigua data, con el resultado que la noticia fue ignorada en los medios, salvo alguna minúscula referencia y un suelto en medio escrito de 4.5 x 10.5 cm., incluida fotografía para verse con lupa.

La sensación que deja la omisión expuesta es que hay miopía en cuanto divulgar cultura jurídica y política, temor a no fastidiar a un anunciante poderoso como es el Estado, o simplemente que la sección caja de los medios reina sobre la redacción.  Una pena.