En Vivo

TURISMO EN PAUSA

TURISMO EN PAUSA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Se estiman que en el mundo la industria del turismo en el 2020 perdió un aproximado de un billón de euros (www.eleconomista.es), y en nuestro Perú la perdida medido por ingreso de divisas generada por el turismo fue de aproximadamente US$4 mil millones (Mincetur 2021) respecto a su valor del año 2019, con 3 millones 435 mil visitantes extranjeros dejados de ingresar al territorio peruano por las restricciones impuestas en el marco de la pandemia del Covid-19, y así evitar un aumento mayor del contagio de este letal virus.

Al finalizar el 2020, estadísticas oficiales nos muestran una reducción del 80 por ciento del arribo de turistas respecto al año anterior, relativamente menor al valor incremental de los turistas que pisaron tierra peruana en el periodo 2015-2019 (916 mil), donde el 2019 se observa una ligera reducción de 1.1 por ciento con respecto al volumen de arribos del año 2018.

Es el aeropuerto internacional Jorge Chaves (Lima-Perú) el epicentro del tránsito de turistas extranjeros, recepcionando el 60 por ciento de ellos; y por el territorio de Loreto, el mayor número de visitantes extranjeros se mueven por el puerto del centro poblado San Rosa, distante a 90 minutos de la capital de la provincia Mariscal Ramón Castilla, donde confluyen los países fronterizos de Brasil (Tabatinga) y Colombia (Leticia), registrándose 26 mil extranjeros por la oficina de control migratorio en el periodo 2015-2020, mucho mayor a los registros del aeropuerto de Iquitos, donde la ruta aerocomercial Cusco-Iquitos inaugurada el 2 de julio 2018 (interconectando 2 destinados mundiales – Machu Pichu y Río Amazonas) tiene en su concepción potenciar el desarrollo del turismo extranjero en Loreto, ruta interrumpida por la pandemia y un breve lapso de paralización los primeros tres meses de 2019.

Previo a la expansión del virus y posterior pandemia, la actividad de la industria turística en Loreto mostraba signos importantes de expectativas positivas. Las inversiones privadas en mejorar la infraestructura hotelera en la ciudad y en la zona rural (lodge con sus búngalos), adicionándose a estas inversiones, aquellas donde la infraestructura hotelera se acomodó en los árboles en una arquitectura única dentro de un paisaje único: el ecoturismo encuentra valor en un espacio donde se conjugan la armonía del paisaje y los detalles exactos para camuflar su diseño al natural para aquellos grupos de personas que valoran la naturaleza, y vivir momentos inolvidables. Tanto fue la expectativa de una mejora en el sector hotelero, que el número de ellos se incrementó en 142 en los años 2017-20, sobre todo el año pasado (y en plena pandemia) donde la infraestructura hotelera nueva aumento en 74 unidades. La puesta en valor de la ruta Cusco – Iquitos le da una mayor importancia al sector y pronostican una zona propicia para instalar nuevas inversiones y nuevas propuestas de servicios de otra magnitud, para ser más atractivo a ese turista extranjero cuyo atractivo es el río Amazonas.

Hasta el 2019, alrededor de 1 millón de personas, entre visitantes nacionales y extranjeros, pernoctaron en algunos de los 848 establecimientos de hospedajes en Loreto registrados en el 2020, y esta cifra tenía un comportamiento estable, observándose una mejora en su comportamiento en el 2019 cuando aumenta en 19 por ciento la ocupabilidad de la infraestructura hotelera, que aún tenía una capacidad instalada ociosa de alrededor de 40 por ciento.

Estas inversiones privadas fueron mutiladas de gravedad por el efecto de la pandemia en el 2020 y las proyecciones de mejoría se fueron a la borda, colapsando casi en su totalidad, en un sector donde la mano de obra en el grupo de hoteles y restaurantes ocupa un poco más de 15 mil trabajadores (INEI, 2019) y ocupa el cuarto lugar en importancia dentro de las actividades económicas en Loreto en la generación de empleo.

Hoy, cerca del  70 por ciento de la capacidad hotelera y restaurantes se encuentran ociosas, se encuentran inoperativas, y algunas instalaciones cerraron y otras, las más pequeñas, cambiaron rápidamente el giro de sus negocios. El salvavidas del Estado vino a través de los programas de Reactiva Perú y FAE Turismo con condiciones financieras suaves (plazo de pago de 36 meses, con un periodo de gracia de 12 meses y con una tasa de interés anual que no supera el 2%) con garantía del estado; siendo más funcional el Reactiva Perú por la mayor cobertura en la adquisición del préstamo, siendo un máximo de s/10 millones, frente a los s/750 mil del FAE Turismo.

En la industria del turismo, una actividad que también fue brutalmente golpeada fue los juegos al azar, o juegos de mesa y tragamonedas. Esta actividad que en el 2019 realizo juegos (y apuestas) por un valor de s/63     millones          en        los       locales autorizados en Loreto, en el 2020, y al terminar el año 2020 el juego alcanzó los 16 millones, alcanzando la cuarta parte de sus operaciones del año anterior, y aún en esas condiciones tan malas, no puede encontrarse en condiciones críticas por su alta rentabilidad que genera esta actividad para sus promotores. 

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next