Ratifican responsabilidad en presuntos actos de corrupción contra ex alcaldes de Tambogrande Segundo Moreno y Francisco Ojeda por obras de agua

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Alcaldesa de C.P. Pedregal, Raquel Mendoza, hace dramático pedido: “Nuestra población está sufriendo de sed, un cilindro de 200 litros agua nos cuesta treinta soles.

RCR, 30 de diciembre 2016.- “Un cilindro de 200 litros nos cuesta treinta soles, nuestra población está sufriendo de sed”, denunció Raquel Mendoza, alcaldesa del Centro Poblado Pedregal, en Piura, tras descubrir las irregularidades en las obras de agua potable que datan desde el 2009.

En declaraciones a RCR, Red de Comunicación Regional, Mendoza, atribuyó la responsabilidad de estos hechos a los ex alcaldes Segundo Moreno y Francisco Ojeda, por ser quienes tuvieron a cargo la ejecución de la obra durante sus respectivas gestiones.

“Ellos son los que recepcionan las obras, ellos tienen la parte técnica, legal, administrativa y económica de las obras”, sostuvo.

Como se recuerda, días atrás, el alcalde de Tambogrande, Gabriel Madrid, anunció el inicio de un proceso penal contra los ex alcaldes de la misma comuna, Segundo Moreno Pacherres y Francisco Ojeda Riofrío, así como a otros funcionarios, por presuntos actos de corrupción en la obra de agua y saneamiento ejecutada en el Centro Poblado Pedregal en Piura. A ello se suma el Ministerio Público que oficializó las investigaciones contra los implicados.

“Nosotros tenemos un proyecto de agua potable que está por los seis millones de soles. Este proyecto se ejecuta en el 2009 durante la gestión de Moreno Pacherres, él hace la primera etapa; la segunda etapa la realiza el licenciado Francisco Ojeda, con parte de la actual gestión del doctor Madrid” refiere Mendoza.

“Cuando se terminan las instalaciones de las redes y se prueba, colapsa el desarenador. Ahí empieza nuestro sufrimiento porque se le denuncia al contratista legalmente representado por el señor Eduardo Sánchez Espejo”, sostuvo la alcaldesa.

La autoridad de Pedegal, explicó que el año pasado (2015) denunciaron públicamente a la empresa contratista, sin éxito alguno. En septiembre de 2016 –tras la insistencia a través de los medios de comunicación- logran dialogar para conciliar y darle una salida que permita la entrega del terreno; Posterior al diálogo, regresaron el 26 noviembre (2016) para demoler la irregular obra, y simplemente se fueron.

Posterior a la demolición de la obra, la autoridad de Pedregal se dio con la sorpresa que el desarenador no tenía base, entre otras falencias, quedando aún por probar el reservorio y las conexiones a domicilio.

“Yo le pido que ya se ponga mano dura a los entes competentes para que el dinero que es público no se venga a “malutilizar” y que queden obras que realmente van a servirle a nuestros pueblos” aseveró una decepcionada autoridad que busca velar por el bienestar de sus pobladores.

Cabe señalar que la obra es responsabilidad de la Municipalidad distrital de Tambogrande.

Raquel Mendoza, hizo propicia la ocasión para referirse a los actos de corrupción de la empresa brasilera Odebrecht, y comparar lo sucedido en Pedregal, señalando que las empresas cambian de razón social, siguen trabajando y ganando proyectos, y eso es lo que más los indigna.

“Después de todas las denuncias que hemos hecho, la empresa se fue y ha regresado sola, ahora está trabajando bajo qué; ya está haciendo nuevamente el desarenador sin supervisión, sin consentimiento de nosotros, yo no sé si hay algún parámetro legal que lo esté avalando para venir e irse cuando le dé la gana” dijo.

Asimismo, Mendoza, refirió que la empresa contratista le solicitó firmar un acta –la cual no precisó la autoridad- sin embargo, la alcaldesa se opuso aduciendo que podría tratarse de un documento que libre al contratista de responsabilidades.

“Pido a nuestra gente superior que terminen el proyecto de agua potable cuanto antes. La escasez de agua está declarada en emergencia porque no hay agua, imagínese cómo estamos”, reclamó muy preocupada.

Tras los hechos que son de conocimiento público y materia de investigación, la alcaldesa del Centro Poblado pidió apoyo debido a que por ser centro poblado no cuentan con recursos suficientes para contratar ingenieros ni asesores legales que puedan acreditar la correcta ejecución de las obras.

Aquí la entervista.