¿QUÉ PELIGRO TIENEN LOS ENVASES VACÍOS DE AGROQUÍMICOS SI NO SE LES DA UN USO ADECUADO?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El ingeniero Diego Crisóstomo, representante de Campo Limpio, conversó con “Amanecer en el Campo” y nos advierte sobre los riesgos de reutilizar los envases agroquímicos para los humanos y el medio ambiente.

RCR, 17 de abril 2018.- Existen diversos riesgos al momento de ejecutar la producción agrícola, pero también altos índices de peligro, tanto para el ser humano (agricultor) como para el medio ambiente, en la etapa post producción agrícola. Y es que la realidad nos indica que, en muchas ocasiones, reutilizamos los envases agroquímicos que deberían ser depositados en módulos autorizados de acuerdo a ley.

En diálogo con “Amanecer en el Campo” por radio La Mejor de Tambogrande, el ingeniero Diego Crisóstomo, representante de la asociación civil “Campo Limpio”, señaló que los agricultores están en la obligación de realizar el triple lavado a los envases agroquímicos luego que estos sean utilizados para la producción agrícola.

“Si un envase agroquímico no es triple lavado y es tirado al ambiente, va a generar un perjuicio al medio ambiente. Y no solo al ambiente, sino también genera un peligro para la humanidad, debido a que muchas personas reutilizan estos envases para contener alimentos o bebidas que pueden generar intoxicaciones muy graves”, advirtió.

Además, Crisóstomo detalló cuáles son los pasos para realizar un correcto triple lavado a los envases post mezcla agrícola. “El triple lavado elimina en un 99% los químicos producto de la mezcla. El proceso para hacer este lavado es simple: se llena hasta ¼ del envase con agua, se cierra con la tapa y agita fuertemente durante 30 segundos, se repite el proceso tres veces y en el último lavado se verifica que el agua está cristalina”, comentó.

Luego de ello, dijo Crisóstomo, el agricultor debe perforar todos los envases que hayan sido utilizados para la producción. Acto seguido, deben entregarlo a los módulos autorizados para el acopio de estas botellas. Por ningún motivo, finalizó, pueden ser quemados, desechados o vendidos ilegalmente a recicladores, pues ello demandaría un delito en contra de la salud humana y medioambiental.