En Vivo

USO DE LA FUERZA

USO DE LA FUERZA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Desde que los pueblos se organizaron entre quienes tenían autoridad y dictaban las reglas de convivencia, y quienes debían acatarlas y cumplirlas, se hizo célebre la frase “por la razón o por la fuerza”, haciendo clara alusión que las normas tenían que imponerse “o por las buenas o por las malas”, pero inexorablemente tenían que ser cumplidas.

Con el correr de los tiempos para lo antes señalado, los Estados fueron creando instituciones que hicieran cumplir las normas y así, en el orden interno para ello y para mantener la tranquilidad pública, fueron creadas las instituciones policiales. En lo que se refiere al orden externo, en salvaguarda de sus territorios los Estados crearon sus milicias y ejércitos, que con el correr de los siglos se dividieron en Ejército, Marina y Aviación, para dedicarse especializadamente a la defensa territorial, marítima y también aérea.

Como quiera que no todas las normas y su aplicación eran por métodos apropiados, se establecieron jueces y tribunales que administraban justicia e incluso cuando la norma legal contrariaba la constitucional, esos tribunales podían omitirla o también derogarla.

Es sabido que el uso de la fuerza, sea policial o militar, en la Historia ha tenido excesos que se han materializado en muertos, desaparecidos y lesionados, lo que llevó a los legisladores a dictar normatividad legal para el uso justo y medido de la fuerza.

En lo antes señalado han tenido indiscutible influencia las organizaciones de Derechos Humanos, que tratan de evitar daños en las acciones desde el Estado para preservar o recuperar, de ser el caso, el orden público y la paz social. Empero muchas veces no se ha tenido en cuenta, que al igual que tienen derechos humanos las personas que desde la civilidad ejercen su derecho a la protesta, también las tienen las fuerzas del orden y policiales, así como las militares que las apoyan excepcionalmente.

En el Perú, al igual que en otros países se han dictado disposiciones legales sobre el uso de fuerza por policías y militares, incidiendo mucho en el concepto de la proporcionalidad e incluso equilibrio de las armas de los manifestantes y de los agentes del orden.

Consideramos que hay error en la mencionada prédica y acción, pues las manifestaciones de protesta deben ser pacíficas y sin armas, y si ello se transgrede, con absoluta legitimidad tienen que actuar las fuerzas policiales y las de apoyo, con las armas que les confía la Nación.

Las fuerzas del orden tienen que estar adecuadamente armadas, pues no conocen hasta que tienen que enfrentar, a quienes instigan, se infiltran y utilizan armas en manifestaciones que pueden ser en sus inicios pacíficas pero se tornan violentas, utilizando armas regulares como también hechizas, fuegos artificiales, avellanas, piedras, armas blancas y hasta donde llegue el ingenio de quienes agreden a los policías, que están  prácticamente desarmados por el temor de ser denunciados penalmente y que los juicios sean inacabables.

Ya en el siglo XV Nicolas de Maquiavelo decía que “cuando la fuerza falla es porque están usando poca fuerza”, y esto hay que tenerlo muy presente y aplicar sin hipocresías la Ley de Protección Policial 31012, lo que no significa que los excesos no se investiguen y sancionen, pero con premura.

Más articulos de Dr. Ántero Flores-Aráoz

Artículos de Opinión

Esta ya circulando (lo pueden conseguir en librería El Virrey, en virtual y tiendas físicas), mi libro “Tributación Humana”, (Lima,...
Diversas personas que quieren implantar el marxismo, al igual que organizaciones supuestamente defensoras de Derechos Humanos, aunque con olvido que...
Lo que viene sucediendo en el Perú en los últimos tiempos, es digno de Ripley, en que en un poquito...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC, UCSUR y UNT. Director de la Maestría en...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next