En Vivo

PANDEMIA + ELECCIONES = ESTRÉS

PANDEMIA + ELECCIONES = ESTRÉS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La gran mayoría de los peruanos andan estresados y ello es fácil advertirlo en su comportamiento, en su permanente enojo y encono, en sus respuestas poco amables para no decir descorteses, en su fastidio tanto con personas cercanas como distantes, en su violencia verbal cuando no gestual y, personas que pre pandemia eran respetuosas, hoy se expresan con fastidio e inadecuadamente.
La tolerancia habitual se ha ido perdiendo, hijos que se han tornado irrespetuosos con sus mayores, padres que son exageradamente severos con hijos y otros parientes, generándose en el hogar altercados en que en algunas familias han acabado con distanciamientos y separaciones de parejas, cuando no divorcios de quienes estaban casados.
En los centros de trabajo sucede algo parecido qué en los hogares, en que los jefes y quienes ejercen dirección se tornan autoritarios, no aceptan ni excusas ni menos explicaciones.  A los dependientes les pasa algo similar, sus respuestas ante llamadas de atención, por más razonables que ellas sean, son contestadas agresivamente.  Ciertamente todo ello convierte al centro laboral en un lugar de conflicto, de malestar generalizado y ello genera problemas en la productividad, reducción del rendimiento de los trabajadores, falta de buena atención a la clientela y, por supuesto, desmedro en los resultados económicos del emprendimiento.
Si con la pandemia, los sentimientos, comportamiento y emotividad de las personas están afectados, todo ello se ha agravado, esto es, se ha complicado con la situación política en que estamos inmersos, sea por irregularidades existentes en el acto de sufragio, desidia para resolver con justicia  los cuestionamientos electorales por parte de nuestras autoridades y, un futuro incierto gane quien gane, por estar dividido el país prácticamente en dos mitades, una creyendo en nuestro sistema económico aunque con necesidad de ajustes y, la otra con absoluta oposición a él, pese a haber sido beneficioso estas últimas tres décadas, con reducción significativa de la pobreza y mayor bienestar de los ciudadanos y sus familias.
Las personas están ansiosas, para decirlo más claramente, se sienten perturbadas, por lo que sería conveniente pudiesen ser asistidas por profesionales especializados en salud mental, para lo cual el Estado debería generar tal asistencia a través de sus centros de salud, así como entretenimientos saludables, manteniendo distanciamiento social, lo que podría hacerse en los parques y  jardines públicos, además de enseñanzas de oficios, de utilización de computadoras para personas de tercera edad, en que las municipalidades pudiesen tener un rol destacado, dadas sus competencias en materia de esparcimiento y entretenimiento.
Los medios de comunicación también podrían ayudar en estas materias ya que es necesario terminar o por lo menos reducir la violencia, el mal humor ciudadano y, el pesimismo en el futuro.
Los templos de los diferentes credos, con sus sacerdotes, ministros, pastores, imanes o rabinos, podrían ayudar muchísimo para paliar el estado de ánimo de los creyentes y así bajar en lo posible las turbulencias.
Ojalá, cada quién ponga su granito de arena, para reducir tensiones, que son dañinas para la salud mental de los ciudadanos.

Más articulos de Dr. Ántero Flores-Aráoz

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next