En Vivo

LA CONSTITUCIÓN Y LAS MARGARITAS

LA CONSTITUCIÓN Y LAS MARGARITAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Por Antero Flores-Araoz

Cualquier régimen gubernamental, para gozar del respeto ciudadano, requiere ser predictivo y generar confianza, lo que solo se logra si es que se cumple con la palabra empeñada y no se está variando como veleta, según como sople el viento.

Uno de los aspectos que ha venido separando a los peruanos, es el de la pretensión de sustituir a la Constitución que tenemos desde 1993, por una nueva. No pretendería el actual Presidente de la República y los integrantes de su gobierno, hacer algunas modificaciones parciales en la Constitución, que tenemos que reconocer que se requieren, como por ejemplo la vuelta al sistema bicameral, reelección parlamentaria, de gobiernos regionales y municipales. Pues no, lo que desean sin subterfugios es el cambio de la Constitución.

Hemos repetido hasta el cansancio que no se necesita una nueva Constitución y que el solo hecho de iniciar el trámite jurídico para su cambio, paralizaría las pocas inversiones que se tienen proyectadas, que no aumentan por los equívocos mensajes venidos desde las altas esferas gubernamentales, que demostrarían el desprecio que se tiene de los inversionistas que son los que generan trabajo, bienestar, e incluso impuestos para el sostenimiento del Estado.  De ejemplos podríamos hacer un copioso inventario, pero consideramos que basta la declaración de quien fuera Presidenta del Consejo de Ministros y antes del Congreso, en el sentido de que había que cerrar varias minas.

Nadie en su sano juicio va a invertir y crear puestos de trabajo, si es que sabe que con un cambio de Constitución se le pueden modificar las reglas de juego, y nadie quiere exponer sus capitales al riesgo de un cambio en el buen derrotero de la Constitución actual.  Si nos estuviésemos refiriendo al futbol, no habrá club, equipo ni jugadores, que vayan a la cancha sin conocer las reglas de juego, lo que es apli cable a los emprendimientos.

La Constitución de 1993 tiene la ventaja de garantizar las inversiones, que como repetimos generan más trabajo e ingresos fiscales.  Señala claramente que la inversión nacional y extranjera están sujetas a las mismas reglas, al igual que las públicas y privadas, la libertad de cambio, la libertad de tenencia de moneda extranjera, el derecho de retirar y tener las ganancias donde creas por conveniente, el cumplimiento de los contratos y tantas otras reglas que dan confianza.

Cuando se suponía que los gobernantes habían escuchado las objeciones ciudadanas al cambio constitucional, al haber manifestado el Presidente de la República y su Premier que ya no se intentaría la variación de la Carta Magna, presentan proyecto de ley para llamar a un referéndum con tal objetivo.

Cuando se está en el plan de deshojar margaritas, una hoja para cambiar la Constitución, saco otra para no cambiarla, vuelvo a tomar otra hoja para decir que habrá cambio y, así estar permanentemente, ello se traduce en desconfianza y paralización del país.  Necesitamos coherencia y no mecedora.

Más articulos de Dr. Ántero Flores-Aráoz

Artículos de Opinión

Por Antero Flores-Araoz Sabemos que la perseverancia es una virtud, pero la insistencia y reincidencia en el error, pues francamente...
Por Antero Flores-Araoz Pocos días atrás, actuando como portavoz del Gobierno su ministro de Defensa, anunció que se cerrarían aproximadamente...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira. Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y UCSUR. Director de la Maestría en...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira. Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y UCSUR. Director de la Maestría en...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next