En Vivo

CONTROL DE PRECIOS ¿OTRA VEZ?

CONTROL DE PRECIOS ¿OTRA VEZ?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

De tiempo atrás, se viene diciendo que el ser humano es el único ser viviente que comete los mismos errores repetitivamente y que parecería que le fascina “tropezar con la misma piedra”.
Con lógica razón se preguntarán ¿a qué viene la reflexión aludida?  La respuesta es muy simple, a la pretensión de cambiar articulado del régimen económico de la Constitución, para terminar con la libertad para fijar precios e ir al control de los mismos, no sabemos si de todos los bienes y servicios o a parte de ellos.  Cualquiera sea el objetivo, la pretensión es perniciosa.
En diversas circunstancias de nuestra historia hemos tenido controles en los precios, regulaciones en la fijación de tarifas de algunos servicios esenciales que se consideran básicos, así como drásticas sanciones ante las infracciones a sus perversas reglas.
La última etapa de nuestra vida republicana en que se cometió tal atentado contra consagradas leyes económicas y de mercado, fue en la segunda mitad de los años 80, en que por lo absurdo de la medida tuvimos el vergonzoso privilegio de ser el segundo país del mundo con mayor inflación, y no pongo el guarismo para que se empeñen en buscarlo y se horroricen de su gravedad. Ello, a su vez nos tuvo luego que llevar a cambiar nuestro signo monetario del Inti al Nuevo Sol, hoy simplemente Sol.  Para cualquier cosa había que llevar en carretilla los billetes del Inti para comprar cualquier alimento y ni que decir si se trataba de bienes de capital. Lo decimos no con el ánimo de molestar a nadie, sino solo para ilustrarlo dado que las imágenes son más didácticas que cualquier lectura.
Al comenzar los años noventa, como consecuencia de la brutal crisis económica en que habíamos caído, obligó al sinceramiento de los precios y originó inimaginables sacrificios, siendo ello a su vez el precio que se tuvo que sufragar por los errores cometidos, seguramente con buena intención, pero con catastrófico resultado.
El control de precios lleva normalmente al desabastecimiento, puesto que si hay inflación, el cambio monetario se deteriora, se requiere de mayor moneda nacional para adquirir la extranjera con la cual pagar los insumos importados, ello eleva precios de los productos finales. Tan simple como lo dicho, pues nadie querrá producir lo que dejó de ser rentable y genera pérdidas.
La anómala situación también lleva a la búsqueda de las criolladas, como cambiar el nombre a los productos.  Ya no produzco ni vendo jamón tipo “inglés”, ahora lo etiqueto como jamón de “York”. El desabastecimiento o abastecimiento insuficiente lleva a las famosas colas en que muchas veces los compradores de bienes de primera necesidad tienen que hacer colas desde la madrugada y a la intemperie. Por supuesto que también induce a los “mercados negros” y a la perpetración de acciones contrarias a la ley, convirtiéndose el Estado en instigador de malas acciones.
Nadie va a producir para perder por los controles de precios, lo que generará cierre de empresas, desempleo, menor recaudación tributaria y con ella desatención de las obligaciones del Estado para con los ciudadanos. En buen romance: gran desastre que debemos evitar rechazando medidas populistas y antihistóricas.

Más articulos de Dr. Ántero Flores-Aráoz

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next