/* */

En Vivo

PROPUESTA QUE DEBATE EL CONGRESO SIGNIFICARÍA LA APROPIACIÓN DE FONDOS DE AFILIADOS A LAS AFP

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 02 de Noviembre 2020 .- Gerardo Zárate, experto en derecho laboral, advirtió que la propuesta congresal de crear un Sistema Integrado Previsional, a cargo de un nuevo Organismo Público de Pensiones (OPP), significaría una apropiación por parte del Estado de los fondos que son propiedad de los afiliados a las AFP. También señaló que la pésima gestión estatal licuaría todos esos fondos y provocaría en el futuro una crisis en el sistema de pensiones.

“El Estado ha pasado de abandonar sus funciones a decir como esto no lo he controlado me lo quedo y ya veré como lo administro. Hay un problema en el Congreso de la República, porque no se ve esto con calma y ahora se viene con una medida populista de último momento. Hay que estudiar esto con seriedad y no vemos en el Congreso ninguna actitud, ninguna política seria que nos garantice a todos los peruanos que tengamos un sistema previsional adecuado y serio”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“El Estado no reguló, el Estado no vigiló, pero ahora, y lo vemos en este Congreso, lo que quiere es festinar el dinero que han ahorrado miles de peruanos, para repartirlos bajo la premisa del pan para hoy y hambre para mañana. Estos dineros no son propiedad del Estado. No confío en este Estado para tenerlo de gestor de mis fondos. Ya lo hemos visto en el Instituto Peruano de Seguridad Social (hoy Essalud) y lo vemos además en otros países”, sostuvo.

“Todos los países europeos donde el estado ha administrado sus fondos de pensiones están prácticamente quebrados. Por ejemplo, la reserva del fondo de pensiones en España está en cero”, dijo.

Recalcó que “el Estado abandonó su función”. “El sistema privado, tal como está diseñado actualmente, data de las últimas grandes reformas generadas en 1995, es decir desde hace 25 años. ¿En estos 25 años, qué ha hecho el Estado?, absolutamente nada. Y ahora de se queja y dice que tiene mala prensa, pero como no hice nada en estos años, pues me adueño de los fondos y ya veré que hago luego. Eso no lo podemos permitir”, expresó.

Fondos licuados

Advirtió que “el horizonte que se presenta es que se van a licuar estos fondos”. “Ya hemos visto el ejemplo del Congreso y del Estado con la liberación y entrega a los afiliados de esos recursos, cuando tranquilamente se han podido dar préstamos con cargo a esos fondos que ellos tenían ahorrados en el sistema. En una situación de necesidad simplemente se los entregan para que los gasten”, declaró.

“Si no podemos dar oxígeno a los enfermos del COVID, si no tenemos para cubrir el déficit de más de 5,000 médicos que teníamos antes de la crisis del COVID, si no tenemos para cubrir el déficit de 32,000 millones en el sistema sanitario que teníamos antes del COVID, ¿Cómo va a poder gestionar el Estado, si no puede ni siquiera pagar los aportes por Essalud, que deben los gobiernos regionales y locales?, confiar en ese Estado es imposible.

“En Argentina existió fondos privados para financiar pensiones de jubilación. Esos fondos fueron estatizados con la misma excusa y desaparecieron. Esos fondos son intangibles y deben ser intocables para el Estado”, enfatizó.

El mal ejemplo europeo

Señaló que “en los países europeos los sistemas de respaldo, que es a lo que se quiere llegar, tienen déficits gigantescos”. “En España el 20% del presupuesto se va en pensiones, ¿Estamos nosotros en la capacidad de gastar esa cantidad de dinero cuando, por ejemplo, en Essalud nos faltan 32,000 millones que no podemos cubrir?, ¿Tenemos los recursos para destinarlos a un fondo de pensiones de tasa única, con una pensión mínima?”, mencionó.

Remarcó que “si los estados europeos no han logrado cubrir esas necesidades, ¿Nosotros tendremos la institucionalidad para hacerlo?, creo que no”. “El riesgo es que estos dineros terminen repartiéndose con cualquier excusa dando pan para hoy y provocando el hambre mañana. El riesgo es más que serio”, enfatizó.

“La norma que se discute en el Congreso no es precisa, es una norma abierta que busca dar todo el margen al Estado para que se apropie de estos fondos. No podemos ni debemos permitir eso ahora”, anotó.

Sistema perfectible

Zárate, destacó que todo sistema es perfectible. “Es lo que se debería hacer. Pero quién es el llamado a hacerlo. En un primer momento hubo una superintendencia del sistema privado de pensiones y se integró a la Superintendencia de Banca y Seguros, pero qué ha hecho esa entidad, cuáles han sido los cambios. Se modificó de un aporte único a una comisión única que tenía una lógica en Perú, porque mucha gente solo aporta durante determinadas épocas. Se cambió a un sistema de flujos y al final no se han obtenido las rentabilidades que la gente esperaba, pero podemos, por otro lado, ver que rentabilidades se dan en otros sistemas”, precisó.

“No molesta que exista un organismo público que cubra el vacío que deja la Superintendencia de Banca y Seguros en cuanto al control, la supervisión y la regulación del sistema privado de pensiones. Me parece adecuado que exista un organismo regulador que vigile tanto a los fondos que vayan a cubrir el sistema de la ONP, como un fondo que se cree con recursos públicos y privados, el cual sirva para todas las personas que no la puedan sufragar y que tengan vidas laborales intermitentes o con unos salarios muy bajos”, comentó.

“Lo que no podemos hacer es que esto sea sufragado con recursos de los que están cotizando, con los salarios escasos que se ganan en Perú. Se tiene que vigilar, crear un fondo, pero no con el dinero que están cotizando actualmente los trabajadores, porque aquí siempre se va a vender el famoso tema de la solidaridad y lo que en verdad se busca es que los cotizantes actuales, que ni siquiera pueden sufragar un fondo que les permita una pensión digna, terminen subsidiando a otras personas cuando eso debe ser financiado por fondos estatales y con un adecuado manejo”, agregó.

Señaló que “en aras de la solidaridad lo que se debe hacer es destinar recursos, como, por ejemplo, un punto del IGV a las cuentas individuales para que estas puedan financiar una pensión digna”. “No se debe afectar la propiedad que es de los peruanos”, indicó.

“Estos son temas muy serios, impactan en toda nuestra población y tienen una implicancia económica trascendental en la vida de la gente. Lo primero que se tiene que hacer si queremos avanzar, es crear un organismo regulador, donde se pueda transparentar el manejo, las medidas concretas para mejorar la rentabilidad y cuál va a ser aporte del Estado”, apuntó.

No estatizar el sistema

Remarcó que el tema es delicado y requiere de un análisis profundo realizado por diferentes instituciones y personas estudiosas del tema. “No es una decisión que se pueda tomar apresuradamente, porque sus consecuencias son muy graves para muchísimas personas y durante muchísimo tiempo”, manifestó.

Comentó que lo que no podemos hacer es estatizar el sistema que tenemos actualmente, porque ya tenemos una experiencia muy clara. “Lo que tenemos que hacer es mejorar y vigilar el sistema privado de pensiones, hacer que este tenga unos rendimientos adecuados, que sea transparente y definir cuál es el rol del Estado y de qué forma ayuda. El sistema privado peruano copió al chileno, pero no copió su pensión mínima. Como hacemos para financiar esa pensión mínima, ese es un gran reclamo”, expresó.

“Un organismo regulador tiene que ver que la ONP esté manejando bien los recursos, con rentabilidades adecuadas, viendo cuantos recursos estatales se van a destinar y de qué forma se puede financiar un fondo común para la gente que no tenga dinero para generar un fondo propio. Por otro lado, vigilar que las AFP obtengan rentabilidades adecuadas en un mercado libre e internacional”, puntualizó.