En Vivo

VEJADO

VEJADO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Béjar fue vejado y hay que desagraviarlo. Queremos contribuir a hacerlo a pesar de las discrepancias y de la distancia que nos separa de él, porque creemos que la democracia es saber convivir con el blanco, el negro, el amarillo, el marrón y también el rojo, y no solo con los colores que nos gustan o hacen tono con nosotros.

Desde hace bastante tiempo la democracia solo estuvo limitada para beneficio de los que no se salían del libreto y para los que pensaban que la economía debería de seguir siendo manejada desde el piloto automático. Y ello parecía una convención, no solo de los partidos que gobernaron –luego de la caída del fujimorismo– sino también para la mayoría de la población, incluida la que votó por Ollanta Humala y su Hoja de Ruta.

Pero la democracia no solo está limitada, sino también secuestrada por la derecha, que con un argumento más que falaces se bajó al Canciller Héctor Béjar, acusándolo de terrorista y asesino, y negándole el derecho de defenderse de las falsas acusaciones en el Congreso, como corresponde en democracia. Llama la atención cómo es que el gobierno cedió, dándole razón a la derecha y a las FFAA y entregando la cabeza de Béjar. Lo sucedido es peligroso porque sienta precedentes para nuevas interferencias del Congreso en el ejecutivo, lo que debilita aún más al gobierno en su derecho a elegir un gabinete de su confianza, como corresponde.

A Béjar no solo lo vejaron, sino que también le bloquearon el derecho a defenderse de la interpelación en el Congreso, que le hubiera permitido por ejemplo detallar las acciones de la marina perpetradas por miembros de la Marina en los años 1974 y 1975 que calificarían como “terroristas” y que son consignadas en el libro “La acción institucional de la Marina de Guerra”. Es que el terrorismo no es patrimonio de una ideología pues las prácticas terroristas pueden ser de derecha, de izquierda e incluso religiosas, como el caso de Al Qaeda. Además, las declaraciones de Béjar fueron distorsionadas por la Marina de Guerra y la Derecha porque no fueron dirigidas contra la institución militar, sino contra algunos de sus miembros.

A Béjar lo vejaron utilizando su pasado de joven guerrillero con el propósito de confundir a la población haciéndolos ver a él y al gobierno de Castillo como defensores de la violencia insana y asesina de Sendero Luminoso, como parte de la intensa campaña para que caiga el gabinete Bellido antes que llegue al Congreso para pedir la cuestión confianza.

Lo que no dice la derecha y los medios de comunicación es que Béjar es inocente de todos los cargos que hoy se le imputan y que fue amnistiado por el gobierno militar y, para que no quede ninguna duda, lo amnistiaron con las firmas del expresidente Francisco Morales Bermúdez y del General Artola que no tienen ni una pizca de comunistas. 

Béjar fue vejado por la derecha cada día más bruta y achorada, pero no nos queda la menor duda de que la historia otra vez lo absolverá.

Más articulos de Julio Failoc Rivas

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next