En Vivo

LA MISMOCRACIA Y SUS CANDIDATOS

LA MISMOCRACIA Y SUS CANDIDATOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

La democracia de los independientes o tecnócratas, inaugurada por Alberto Fujimori en los 90, nos ha traído en todos estos años, el mismo estilo de liderazgo mesiánico y populistas de los 80, solo que esta vez, envuelto en la imagen de un líder autónomo y sin compromiso partidario. Este modelo, hizo que, en medio del caos político, el elector peruano prefiera la mano dura de un populista autócrata, que la firmeza institucionalista de un demócrata libertario. 41 años de experiencia democrática, no han servido de mucho para fortalecer el ejercicio de ciudadanía, mejorar la capacidad de decisión del elector peruano y generar una experiencia política positiva en nuestros débiles partidos. Más aun en tiempos de covid y aislamiento voluntario.

Los liderazgos autónomos o independientes, han hecho de los partidos vientres de alquiler y cunas del transfuguismo, promoviendo neo candidatos rentados y recordándonos, además, que la primera víctima de todo populismo es y será siempre la Constitución, la misma que sobrevive tras 21 reformas. Podríamos entonces preguntarnos ¿Cuál es la experiencia política partidaria de nuestros candidatos? ¿Qué garantizará la gobernabilidad democrática, siendo que los candidatos al sillón presidencial no tendrían una mayoría parlamentaria? ¿Asistiremos a más disoluciones del Congreso y vacancias presidenciales? Y si fuera así, quienes son los vicepresidentes que acompañan a los candidatos presidenciales con mayor aceptación popular. Creo que nunca fue más imperioso que ahora, saberlo.

Si bien la ley de organizaciones políticas logro que por lo menos los partidos presenten un Plan de Gobierno, no consideró pertinente la presentación de equipos técnicos que avalaran con su experiencia y transparencia la ejecución de las reformas propuestas. Es decir, se nos negó el derecho a suponer gobernabilidad, certidumbre jurídica, credibilidad y predictibilidad. Tampoco se exigió a los partidos que ejecuten por lo menos el 50% de sus propuestas electorales, ni permitió alinear los perfiles de los vice presidentes, quienes pasaron de ser adornos decorativos, a actores importantes.

Ad portas de las elecciones y con encuestas para todos los gustos y colores, nos toca reflexionar sobre quienes creemos que serán los futuros inquilinos de la casa de Pizarro, si Jnohy Lescano que tiene un perfil populista, sin equipo de gobierno y que gobernará sin su partido; Hernando De Soto con 80 años, acartonado asesor sin experiencia de gobierno, carente de liderazgo y carácter firme y que cree estar en Dubay; Rafael Lopez Aliaga que cree que la gestión pública es como administrar una de sus empresas; keiko Fujimori que podría cerrar el Congreso al no tener mayoría en él; Veronika Mendoza que nos arrastraría al socialismo venezolano;  Jorge Forsyt que es el símbolo de la mismocracia que proclama, sin equipo de gobierno, sin experiencia política y con medidas populista; Daniel Urresti que es una mezcla de Fujimori con Ollanta pero que te espera parado y sin polo; o Acuña que ya es el personaje cómico de todas las elecciones con su plata como cancha;  entre otros.

Toda improvisación presidencial tiene como siempre un aroma a chicha canera, que se paga con más ignorancia, corrupción y pobreza.

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next