En Vivo

LA HISTORIA ENSEÑA

LA HISTORIA ENSEÑA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA

Ayer 15 de enero, el corazón latió fuerte ante el recuerdo de la Batalla de Miraflores. Tantas lecturas y descripciones que en la cabeza uno tiene como una película de lo sucedido. Y todo fue muy triste y agónico.

Si nos remitimos al año 1881, el 16 de enero sería el día post – batalla, con cadáveres regados entre los tapiales y campos de Miraflores y alrededores, armas destrozadas, cañones volados, ciudad saqueada e incendiada, mujeres violadas, la persecución chilena a los que se escapan entre las acequias regadas de sangre y los caminos polvorientos.

Una fecha, ese aciago 15 de enero, como el 9 de enero (Batalla de la Rinconada), o el 13 de enero (Batalla de San Juan) que no puede pasar desapercibida.

La mayoría de jóvenes de hoy ni recuerdan ni les interesa el pasado, del cual podemos sacar siempre conclusiones para el futuro. Y no es una frase cliché. Es la verdad. Quien no revisa el pasado nunca podrá mejorar el presente o entenderlo, y menos crear bases sólidas para un futuro mejor, en donde no cometamos los mismos errores.

Errores como falta de unidad (los soldados de la sierra peruana ni siquiera sabían contra quién combatían: hablaban del “General Chile”), la logística pésimamente estructurada (con municiones diversas para distintos fusiles, mientras que los chilenos uniformizaron todos los calibres en uno solo), peleas internas por mezquindades del poder envueltas en corrupción, falta de previsión y resguardo estratégico (se pensaba que los chilenos atacarían Lima por el Norte y se artilla el cerro San Cristóbal con la Fortaleza Piérola, cuando el enemigo aparece por el sur por Lurín), etc.

Si llevamos esos problemas al hoy vemos que poco ha cambiado: sigue existiendo un Perú desunido, la lucha del poder de bandos políticos siguen en discordias inquebrantables, no existen previsiones ante los peligros diversos sino improvisación, la corrupción campea, y la lista sigue…

Que el 15 de enero, fecha trágica en Miraflores que anticipa la entrada del 17 de los chilenos a Lima, nunca se olvide.

Y que la reflexión aguda sea la línea de acción, especialmente de los jóvenes, quienes llevarán las riendas de este país que aún, tercamente, no aprende de sus heridas.

Gloria a los héroes de Miraflores. Un minuto de silencio por ellos. Y gracias. Muchas gracias eternas, por lo que dieron para con la patria niños, jóvenes estudiantes y toda la Reserva peruana.

Más articulos de Dr. Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Artículos de Opinión

Por Antero Flores-Araoz Sabemos que la perseverancia es una virtud, pero la insistencia y reincidencia en el error, pues francamente...
Por Antero Flores-Araoz Pocos días atrás, actuando como portavoz del Gobierno su ministro de Defensa, anunció que se cerrarían aproximadamente...
Por Antero Flores-Araoz Cualquier régimen gubernamental, para gozar del respeto ciudadano, requiere ser predictivo y generar confianza, lo que solo...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira. Catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y UCSUR. Director de la Maestría en...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next