En Vivo

LA APLANADORA AVANZA

LA APLANADORA AVANZA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Después del triunfo del Gobierno al lograr la aprobación de un gabinete impresentable –“el peor gabinete de la historia” como tituló el diario “Correo”-, la gavilla que se ha apoderado del control del Estado avanza a paso firme en sus propósitos.
Para los peruanos informados, es cuestión de reír o llorar ante cada pachotada que emite Pedro Castillo –ir a debatir al Vraem sin zapatos-, o las monstruosidades que masculla Guido Bellido (“solo falta que te violen”), o la falta de rumbo del Gobierno en medio de una gravísima crisis económica.
Pero ellos, impertérritos, sin preocuparse por las “pelotudeces democráticas”, siguen arrollando todo lo que se les pone por delante.
Castillo sostiene a Iber Maraví a pesar de que comprobadamente es dirigente del Conare, es decir, el organismo de Sendero Luminoso (SL), facción de Abimael Guzmán en el magisterio. Y, peor aún, participó desde el comienzo en los atentados terroristas perpetrados por esa banda en Ayacucho en 1980 y 1981, según varios atestados policiales y declaraciones de testigos.
La trayectoria que se le conoce ahora lo retrata claramente. Después de sus primeros pasos como terrorista –torpe por cierto, porque le quemó los pies a un secuaz al encender la mecha a destiempo-, según los atestados de la época, se “sombreó”, se mudó a Ica, pasando bajo el radar de las autoridades, y luego retornó a Ayacucho, cuando ya SL había sido derrotado. Pero no tardó en volver a las andadas, como dirigente magisterial y de un frente de defensa manejado por SL, protagonizando acciones violentas por lo que fue denunciado y sentenciado.
Y como ministro lo primero que hizo fue reconocer legalmente al reemplazante del Conare, Fenate, el sindicato magisterial de SL según la policía especializada, que ahora se prepara para cumplir el sueño de Abimael Guzmán, convertirse en un partido político legal.
Castillo sostiene a este individuo a pesar –o precisamente por- sus antecedentes. Y ahora los partidos de oposición en el Congreso se ven ante la disyuntiva de tragarse otro enorme sapo o censurar al repugnante individuo, que en realidad solo es una ficha menor en este juego.
Además, Castillo ya removió al servil –y aborrecido en la Policía- César Cervantes y todo el alto mando de esa institución para nombrar a un amigo suyo.
Y en la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) han puesto a un mayor (r) de la policía, cuyo mayor mérito es haber sido comisario de Tacabamba, el distrito de Castillo, donde fue acusado de cobrar cupos a los transportistas. Con gente así, es previsible el manejo que se dará a un organismo como ese.
Entretanto, los partidos de oposición se preparan entusiastamente para participar en las elecciones de octubre de 2022, fecha en la que, si seguimos a este ritmo, probablemente ya no habrá comicios ni prensa libre, y el actual Congreso, que preserva cuidadosamente sus municiones, ya habrá sido disuelto y reemplazado por una constituyente.

Más articulos de Fernando Rospigliosi

Artículos de Opinión

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira, Catedrático universitario y Director del INEHPA Un día como hoy, 17 de enero, si...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next