ENFERMEDAD PULMONAR CRÓNICA DE FUMADORES PUEDE SER MORTAL FRENTE AL COVID-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario el Tiempo de Piura

Essalud advierte que pacientes con EPOC que continúan fumando presentan mayor riesgo de contraer una infección por el nuevo coronavirus.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que daña lentamente los pulmones, es causada principalmente por el humo del cigarro, y en alguno casos puede ser mortal sino es tratada a tiempo, advierte especialista de EsSalud.

Debido a ello, el médico neumólogo Carlos Iberico Barrera, jefe del servicio de Neumología del Hospital Nacional Alberto Sabogal, recomendó chequeos preventivos especialmente a la población en riesgo como son los fumadores.

Ellos, dijo, deben estar atentos a síntomas como tos con o sin flema, fatiga, repetidas infecciones respiratorias, sibilancias, dificultad respiratoria que empeora al realizar actividades leves, a fin de acudir al especialista de manera oportuna.

Letal humo del cigarrillo

“La exposición prolongada a irritantes que lesionan los pulmones y las vías respiratorias es la causa de la enfermedad, siendo el humo del cigarrillo el irritante más común, por lo que puede afectar a fumadores activos y pasivos”, precisó el especialista.

Asimismo, indicó que los fumadores activos con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son más vulnerables a presentar formas graves del nuevo coronavirus. “Son pacientes que tiene un mayor riesgo de contraer la infección por covid- 19”.

Agregó que la EPOC, daña lentamente los pulmones y las vías pulmonares (bronquios) se inflaman y estrechan, tendiendo a colapsarse cuando se exhala y pueden taponarse con mucosidad. El enfisema y la bronquitis crónica son las afecciones más comunes que forman parte de esta enfermedad.

Actualmente, en el hospital Sabogal, de Essalud, se atiende a 54 pacientes por EPOC, quienes viene recibiendo un tratamiento integral.

Síntomas y diagnóstico

La EPOC aparece lentamente y sus síntomas empeoran con el tiempo afectando la calidad de vida de quien la padece, limitando su capacidad de realizar, incluso, sus actividades cotidianas, como caminar, subir escaleras, cocinar o encargarse de su cuidado personal.

Precisó, que el mejor examen para diagnosticar la enfermedad es una espirometría, procedimiento que consiste en soplar con fuerza dentro de una máquina pequeña que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado.