En Vivo

EL PAÍS REQUIERE UN PROYECTO DE EDUCACIÓN UNIVERSITARIA A LARGO PLAZO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 13 de noviembre 2019.-  La extinta Asamblea Nacional de Rectores no supo manejar adecuadamente temas como el control y fiscalización de la calidad educativa en el país, expresó Miguel Ibarra expresidente de la Asociación de Politólogos del Perú.

En declaraciones al programa Hablemos de Educación, de Red de Comunicación Regional, agregó que Estado también ha sido “el gran ausente” ya que, por un temor a la autonomía universitaria, no se atrevió durante varios años a emprender reformas a largo plazo como la iniciada recientemente con el proceso de licenciamiento a cargo de la SUNEDU.

Agregó que también hay dificultades para que las universidades públicas realicen investigaciones incluso aquellas beneficiadas con el aporte del canon, inicialmente porque el fondo era administrado por las autoridades regionales y actualmente –si bien es manejado directamente por las instituciones educativas- se establecen prohibiciones que dificultan la labor.

Ibarra señaló como ejemplo una investigación en microbiología que requieren exámenes de laboratorio con equipos que no cuentan las universidades públicas por lo que sería necesario contratar a una institución privada. Sin embargo, las normas prohíben tercerizar servicios y hacen imposible avanzar en diferentes estudios.

También cuestionó los listados de clasificación de universidades al explicar que, si bien ayudan a identificar el nivel de las diferentes casas de estudios, su metodología está dirigida a instituciones europeas, donde se realizan investigaciones en ciencias puras, y no a las universidades sudamericanas, enfocadas en temas sociales. “Estamos en dos escenarios distintos, no están midiendo con la misma vara y hay cierto sesgo que nos ubica mucho más abajo”, argumentó.

En el caso de las universidades privadas, el también asesor de la Universidad San Juan Bautista indicó que algunos sectores mencionan un afán de lucro y las comparan con las instituciones de educación superior de Chile.

Al respecto, indicó que el modelo universitario chileno es “totalmente distinto” al peruano, ya que en el vecino país el Estado creó fondos para otorgar becas de estudio dirigido a los mejores estudiantes de secundaria, pero sin mejorar la educación básica pública que tiene una baja calidad.

En esa realidad, los estudiantes chilenos de colegios estatales no tienen opción de ingresar a las universidades y conseguir las becas, que al final beneficiaban a jóvenes de sectores con ingresos económicos medios y altos.

“Son casos que nos lleva a pensar cuánto hemos avanzado, cuánto hemos hecho realmente sobre la reforma Universitaria. Cada quien tiene su verdad, a medias de pronto, interesada quizás, pero no sumamos para hacer un proyecto a largo plazo y establecer a dónde van nuestras universidades”, comentó.

El politólogo también consideró que no se deberían autorizar el funcionamiento de nuevas universidades cuando concluya la moratoria que prohíbe su creación. “Lo que necesitamos es mejorar lo que ya tenemos y ser más exigentes en la segunda fase de licenciamiento. No por tener 300 o 500 universidades vamos a ser mejores, es simplemente tener las que necesitemos para trabajar en cada región”, expresó.

Ver entrevista…