DANIEL ABUGATTÁS: EVENTUAL DISOLUCIÓN DEL PARLAMENTO NO TENDRÁ NINGUNA TRASCENDENCIA Y SERVIRÍA PARA OCULTAR PROBLEMAS DEL PAÍS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Expresidente del Congreso, Daniel Abugattás, manifestó también su preocupación por la secular desatención gubernamental en la situación del pequeño y mediano empresariado, cuyas demandas y preocupaciones son ignoradas permanentemente.

RCR, 27 de julio 2019 .-  La eventual disolución constitucional del Parlamento por el presidente, Martín Vizcarra, no tendrá ninguna trascendencia para el país y su desarrollo, aunque sí se constituiría “en una buena alternativa” para ocultar la delincuencia, la corrupción y la crisis económica del país, aseguró el expresidente del Congreso, Daniel Abugattás.

”Mira, yo no creo que sea una solución. Puede ser una distracción o un paliativo para tranquilizar a la gente que está preocupada por la recesión económica, la falta de empleo, la delincuencia o la corrupción. Pero que tenga algún efecto en el desarrollo del país el cierre o la mantención de este Congreso, no tiene ninguna trascendencia…  Ahora, si Vizcarra quiere distraer, ocultar la crisis económica, la delincuencia o la corrupción, el cierre del Congreso es una buena alternativa “, subrayó.

Sin embargo, criticó la “obsesión” de los medios de comunicación en centralizar la atención del país únicamente en el Legislativo y todas sus taras y deficiencias, cuando existen muchísimos otros problemas que resolver y que realmente deberían llamar la atención del país.

“No ven lo que pasa en las calles, en los mercados, en los hospitales, en los centros educativos, en las universidades, en los centros laborales. El Perú no es solamente el Congreso de la República… El día de hoy es solamente una actividad (para los medios): es el ladrón del Congreso, el fugado del Congreso. La obsesión por el bendito Congreso. Y el resto de país, y el resto de necesidades de la población, totalmente abandonadas por todos.  Es bien complicado”, remarcó.

No hay posibilidad de democratizar los partidos

En todo caso, indicó que por el momento no hay la posibilidad del lograr una democratización de los partidos políticos, sobre todo porque estas agrupaciones partidarias se han coinvertido en “propiedad” particular de dos tres personas.

“Entonces, ¿quiénes están llegando al Congreso? Aquellos caudillos, aquellos que tienen empresas ´negras´, como señor Moisés Mamani, que dice tener 25 empresas, pero declara que no tiene ninguna. Muchos de ellos con recursos económicos y que se imponen con el voto preferencial. Y es gente que entra por otras razones a la política… Ellos tienen intereses en sus empresas. Eso es lo que está pasando. Esa gente que entra al Congreso con intereses personales, sean de la pesca o de donde sea, son los que han devenido en este Congreso de escándalo”, aseveró.

Es “delicado y preocupante” hartazgo de la población por la política

En ese contexto, advirtió del desinterés, hartazgo, cansancio y desilusión de la población por el devenir político del país, que –anotó- “es muy delicado y preocupante”.

“Este desinterés generalizado puede devenir, lamentablemente, en que se elija a cualquiera en el futuro, porque a la larga, todos son más de lo mismo. Todos los políticos, y expolíticos, son iguales. A mí me cuesta creer que alguien que tenga las ganas de ingresar en política”, apuntó.

En declaraciones al programa “Hora de Cambio” de Red de Comunicación Regional (RCR), Abugattás manifestó también su preocupación por la secular desatención gubernamental en la situación del pequeño y mediano empresariado, cuyas demandas y preocupaciones son ignoradas permanentemente.

“Soy pequeño empresario y no existe un medio de comunicación con las autoridades. El medio y pequeño empresario no tiene representación. Y al Estado le interesa poco o nada. A ellos solo les basta tener una dirección de microempresa en el ministerio de Producción o que la CONFIEP les diga que ellos tienen un comité de microempresa. Pero el 90 % de las microempresas en el Perú no son atendidas, no son tomadas en cuenta”, enfatizó.

En ese sentido, cuestionó los sucesivos gobiernos pontifiquen sobre niveles de competitividad, o de formalidad sin oír a los verdaderos actores, que son los micro y pequeños empresarios.

El exparlamentario fue claro en indicar igualmente la caducidad del sistema económica neoliberal en que está sustentada nuestra economía desde el advenimiento del régimen del Alberto Fujimori, en la década de 1990.

“Porque lo que estamos viviendo, desde mi punto de vista es un sistema económico que ya no tiene hacia dónde ir. Todo se sustenta en que una o dos minas se pongan en operación. Y eso no es viable en ningún país del mundo. Es el esquema que impuso (Alberto) Fujimori, cuando entregó todos los recursos naturales del país al sector privado. Al sector privado es un decir: se lo dieron a aquellos que tenían millones de millones para hacerse de esos bienes”, puntualizó.