CAÍDA DEL 8 % A 2.8 % DEL CRECIMIENTO ESTIMADO PARA LORETO EN EL 2018 ES ALARMANTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Director del Instituto de Desarrollo Socio Económico y Social, Róger Grández Ríos, manifestó también que la actividad petrolera de la que depende la estabilidad económica y social de la región Loreto no mejorará, durante el 2019, en tanto no se atiendan realmente las necesidades de las comunidades nativas existentes en las zonas aledañas a los yacimientos petrolíferos y el Oleoducto Nor peruano.

RCR, 25 de enero.  La caída de la estimación del 8 % del promedio de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) al 2.8 %, para el año 2018, resulta alarmante en relación a las perspectivas económicas futuras de la región Loreto, advirtió el director del Instituto de Desarrollo Socio Económico y Social, Róger Grández Ríos.

“Del 8 % al 2.8 %, es una tremenda disminución que va a afectar a la población de Loreto”, subrayó.

En ese contexto, estimó que “el nuevo panorama de inversiones” petroleras para Loreto, anunciado en diciembre pasado por el presidente Martín Vizcarra, estará en riesgo y será muy complicado si continúan paralizadas las actividades productivas en el Lote 192 y el Lote 8.

“Tenemos que pintar otro cuadro porque, a principios de año, se presentaba una pintura mucho más colorida de un proceso recesivo que ha tenido Loreto desde el 2016, con una recuperación leve en el 2017. Y para el 2019 se mostraba un panorama excelente porque había compromisos de inversión, el reinicio del Oleoducto y una paz social en los espacios territoriales donde se estaban desarrollando los conflictos”, puntualizó.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Grández manifestó también que la actividad petrolera de la que depende la estabilidad económica y social de la región Loreto no mejorará, durante el 2019, en tanto no se atiendan realmente las necesidades de las comunidades nativas existentes en las zonas aledañas a los yacimientos petrolíferos y el Oleoducto Nor peruano.

“La idea es establecer una base allí. Lo que nos queda hacer es establecer, en las zonas petroleras como la provincia del Datem del Marañón, en San Lorenzo, una plataforma interinstitucional que no responda sólo a los problemas (coyunturales), sino a cómo solucionamos los problemas ancestrales que tienen estas comunidades (nativas). Y adelantarnos a sus reclamos. Pero, sobre todo, tenemos que mirar su proceso de desarrollo social y económico, sin atentar su cultura y tradiciones. No hay otra forma de hacerlo”, enfatizó.

En ese sentido, el director de la publicación Prospectiva Amazónica indicó que el problema es que las comunidades nativas no responden positivamente a las promesas de progreso de las empresas petroleras “porque saben cómo han actuado” y “su pasado” de incumplimiento de las normas medioambientales, los juzga; mientras que tampoco creen en el Estado o los gobiernos “porque nos aben como interactuar” frente a las comunidades nativas”.

“Y frente a eso las comunidades no sabe qué hacer. Y lo que están haciendo es sacar su otro yo. Están comenzando a hacerse cada vez más delincuentes. Porque están atentando contra sus propias vidas”, enfatizó en alusión a los continuos sabotajes perpetrados por los nativos al Oleoducto Norperuano y las intervenciones a los campos petroleros”, puntualizó.