VENTA POR SEPARADO DE COMPLEJO METALÚRGICO LA OROYA Y MINA COBRIZA PODRÍA CONCLUIR CON ÉXITO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Representante de la Consultora DIRIGE , pidió moderación y descartó que nuevos decretos supremos emitidos por el Minam beneficien al proceso de venta de CMLO.

RCR, 12 de diciembre 2017.- Pablo Peschiera, representante de la Consultora DIRIGE, encargada por los acreedores de Doe Run, del proceso de liquidación del Complejo Metalúrgico la Oroya (CMLO) y la Unidad Minera Cobriza, puso paños fríos a un eventual “exceso de optimismo” que habían generado los últimos decretos supremos del Ministerio del Ambiente, relacionados con la responsabilidad por pasivos ambientales en el sector minas e hidrocarburos, para el caso de la venta del Complejo de La Oroya .

Indicó que habría que tener claridad de los alcances de la nueva normativa, ya que si bien estos decretos se refieren a pasivos ambientales que aún no han declarados,  en el caso de la Oroya, la gran mayoría de estos pasivos ya han sido identificados  y declarados, por lo tanto, no estarían incluidos en un potencial beneficio futuro.

“Esto quiere decir que si la empresa que adquiera el Complejo de la Oroya encuentra un nuevo pasivo  ambiental después de la compra, no sería responsable de  aquel pasivo. Pero casi todos los pasivos han sido identificados. Desde este punto de vista, sería muy poco o nada el beneficio que implican estos decretos supremos para la venta del complejo metalúrgico la Oroya”, afirmó.

Informó que en el caso de los pasivos ambientales declarados, la empresa estatal Activos Mineros se hará cargo de la remediación de la parte que corresponde a Centromin Perú.

NUEVAS INVERSIONES

Sin embargo, Peschiera señaló que estas nuevas disposiciones son saludables para la inversión de nuevos proyectos de todo tipo en el país, y a la larga serán positivas para el país y para la región Junín, pero que no deben servir para incentivar demasiadas expectativas en la población y/o en la fuerza laboral de La Oroya.

En torno al proceso de venta en sí, el ejecutivo destacó que por primera vez se efectuará un remate por separado del Complejo Minero (la fundición metalúrgica), y la unidad cuprífera Cobriza.

“Es la primera vez que se van a ofrecer de forma separada estas unidades, e inclusive en fechas distintas. Ya están definidas estas fechas de los remates que serán en marzo y abril, un poco parecido al proceso anterior. Es difícil poder anticipar algún cambio en la  actitud de los inversionistas, aunque ahora se están ajustando los precios,  disminuyéndolos en cada remate. Esperamos que esto sea incentivo suficiente  para los inversionistas”, opinó.