VENTA OBLIGATORIA DE MEDICINAS GENÉRICAS SIN MARCA EN FARMACIAS PERMITIRÁ A POBLACIÓN OPTAR POR PRECIOS JUSTOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Decano del Colegio Químico Farmacéutico de Lima, Javier Llamoza Jacinto, manifestó también que si bien estamos en un sistema de libre mercado, que es aceptable, el Estado peruano está en la obligación de ejercer su función regulatoria cuando se trata de medicamentos que son bienes esenciales para la salud y la vida

RCR, 24 de junio 2019.- La obligatoriedad de la venta de medicamentos genéricos sin marca en las boticas y farmacias del Perú, establecida en la en el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, permitirá a la población optar por medicinas económicas a precios justos, afirmó el decano del Colegio Químico Farmacéutico de Lima, Javier Llamoza Jacinto.

“El proyecto de ley también habla, en el artículo 4, sobre la definición, por el Estado, de una lista de medicamentos (genéricos) esenciales de presencia obligatoria en las boticas y farmacias privadas. No dice todavía cómo se va a realizar esto. Pero lo cierto es que sí es necesario que tengamos una oferta de verdadera de medicamentos genéricos en el mercado privado, en las boticas privadas. Y lo que se vende, sin marca o con marca, son genéricos… El ciudadano, si gusta, puede comprar el más caro. Pero también que esté disponible la opción económica a un precio justo”, subrayó.

Explicó que el proyecto de ley presentado el jueves por el Ejecutivo al Legislativo no solo habla de la obligatoriedad de la venta de medicamentos esenciales en boticas y farmacias privadas, sino da una serie de competencias al ministerio de Salud para destrabar algunos candados que impedían el abastecimiento continuo de medicinas al sector público, que es lo prioritario. 

“En el sector público no hay medicamentos y el ciudadano tiene que gastar de su bolsillo. Y eso no puede suceder. Este proyecto de ley es interesante porque ahora permite la redistribución de medicamentos en forma formal entre el Estado el ministerio de Salud, EsSalud, las Fuerzas Armadas. Y un Centro Único de Abastecimiento de Medicamentos y un Sistema de Información Único. Eso es importante”, anotó. 

Esta semana, el Poder Ejecutivo envió un proyecto de Ley al Congreso por el que se propone la obligatoriedad de la venta de medicamentos genéricos, a las farmacias y boticas de manera obligatoria. En el Perú, las medicinas de marca pueden costar entre 8 a 10 veces más que los genéricos.

En diálogo con el programa “Hora de Cambio” de Red de Comunicación Regional (RCR), Llamoza manifestó también que si bien estamos en un sistema de libre mercado, que es aceptable, el Estado peruano está en la obligación de ejercer su función regulatoria cuando se trata de medicamentos que son bienes esenciales para la salud y la vida. 

“En el mundo, existen dos tipos de medicamentos: el medicamento innovador, que es el primer fármaco que ingresa al mercado mundial con una patente, y que nadie lo puede copiar. Y una vez que venza la patente, cualquier laboratorio fabrica el genérico. Ese genérico lo puede vender, con marca o sin marca. (Por ejemplo) lo vende el aproxeno sódico, que es el nombre del genérico sin marca. O le puede poner un nombre de fantasía, que es Apronax, etc.”, detalló.

Y en ese contexto, denunció que lo que están haciendo las cadenas farmacéuticas es colocarles sus propias marcas a los medicamentos genéricos y lo que están ofreciendo al ciudadano, como primera opción, son precisamente sus propias marcas.

“Y sí es grave, porque sus propias marcas que son ofrecidas cuestan hasta diez veces más. Esto es el libre mercado. Lo pueden hacer y no es ilegal, lamentablemente. Podría constituir un abuso. Hay una cadena que tiene la posición de dominio y puede constituirse en abuso que la ley lo prohíbe. Pero habría que demostrar que pos su posición de dominio cobre un alto precio, (lo) que está casi demostrado. Y lo otro, demostrar que han evitado que entre competencia al mercado”, puntualizó.

En otro momento, Llamoza resaltó la campaña de vacunación “puerta por puerta“ contra el Sarampión, desarrollada por el ministerio de Salud, al indicar que este tipo de iniciativas son fundamentales para la prevención de enfermedades.