VENTA DE MEDICAMENTOS GENÉRICOS EN HOSPITALES Y CENTROS DE SALUD ES PRIORIDAD EN EL PAÍS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exministro de Salud, Abel Salinas, estimó que el país debe estar en condiciones de negociar con la Industria farmacéutica nacional e internacional, sobre la base de defender el acceso a la salud de la población.  

RCR, 2 de julio 2019 .-  La prioridad nacional es el expendio de medicamentos genéricos en los más de 8 000 hospitales del ministerio de Salud (MINSA), de EsSalud, y demás establecimientos sanitarios públicos del país, a donde acude la gran mayoría de peruanos, en lugar de las farmacias y boticas privadas, demandó el exministro de Salud, Abel Salinas Rivas.

”Lo más urgente, lo prioritario es que estos medicamentos genéricos estén dónde va la mayoría y los millones de peruanos, que son los hospitales públicos, los establecimientos de Salud, de la Seguridad Social, etc. El primer compromiso que tiene el ministerio de Salud –antes de ver cuánto de genéricos se vende en las farmacias- es asegurar que existan medicamentos genéricos de calidad en los más de ocho mil puestos de venta públicos, a nivel nacional, donde acuden millones de peruanos”, subrayó.

Alertó que esta urgente y necesaria comercialización de estos fármacos genéricos en las dependencias sanitarias estatales no está ocurriendo, debido a que el sistema de compras del MINSA, está sumamente retrasado, por un tema de gestión.

“¿Qué quiere decir eso? Hay varios mecanismos. Pero uno de esos es la gran compra corporativa de medicamentos, por ejemplo, genéricos. (Proceso) donde todas las instituciones, sean la seguridad social, de los hospitales policiales y militares, etc., tendrían que juntar sus requerimientos, y el ministerio debería hacer la gran compra corporativa, ya que eso puede mejorar los precios. Sin embargo, la compra corporativa del año pasado hasta ahora no se hace”, aseveró.

Proyecto de ley del Poder Ejecutivo es insuficiente

En ese sentido, calificó de “absolutamente insuficiente” al proyecto de Ley del Poder Ejecutivo que establece como tema central la obligatoriedad de la venta en remedio genéricos boticas y farmacias particulares.

“Evidentemente, no tiene ningún impacto, porque el 70 a 80 % de los medicamentos genéricos se  comercializan en los puestos de venta públicos. Entonces, estamos yendo por la tangente… No contempla una serie de cosas. Se pone trabas a sí mismo. Esta lista, que debería incluir medicamentos genéricos de calidad intercambiables, no existe”, enfatizó.

No es posible aplicar “regulación de precios”

Asimismo, dijo que no es posible aplicar una regulación de precios de los medicamentos que, en la actualidad, se ampara en la oferta y demanda del mercado.

“Yo quiero entender que esto es un titular. No es posible. Entiendo que puede ser mucho para la que gente no conozca decir: van a regular los precios de medicamentos tan altos.  Eso puede ser idea interesante pero no se logra a través de la regulación de precios. Eso, por el contrario, propicia escasez, desabastecimiento. Y, al final, encarecimiento del medicamento”, apuntó.

De otro lado, Salinas estimó que nuestro país debe estar en condiciones de negociar con la  Industria farmacéutica nacional e internacional, pero con los elementos de juicio y las capacidades necesarias para hacerlo, y sobre la base de defender el acceso a la salud de la población.

Hay “riesgo real e innegable” de concertación de precios por industria farmacéutica

El extitular de Salud consideró igualmente como “un riesgo real e innegable” que la industria farmacéutica pueda desarrollar una concertación soterrada de precios de los medicamentos.

“Pero para eso hay que tener normas muy puntuales que tienen que trabajarse desde el ministerio de Salud, a través de una autoridad sanitaria reguladora de medicamentos que proponemos, y en el propio Congreso, que mida el impacto real y poder negociar este tema. Lamentablemente, ante las falencias de la otra parte, en este caso el Estado, evidentemente puede haber una concertación de precios”, sostuvo.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Salinas advirtió también que el más grave problema en el Perú es la cuasi inexistencia de medicamentos genéricos de calidad, al indicar que lo que abunda en nuestro país “es una gran cantidad de copias” de estos fármacos que, si bien tienen el mismo principio activo, no necesariamente está demostrado que posean el mismo efecto en el organismo.

“En realidad, nosotros apostamos por los medicamentos genéricos de calidad., En muchas partes del mundo, inclusive en los países más desarrollados, la prescripción de los genéricos es mayoritaria, de lejos, mucho más que los medicamentos de marca”, apuntó.

No existe control de adecuado control calidad de medicamentos 

El exministro indicó que un segundo aspecto a abordar es la calidad, al señalar que disponemos de una Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (DIGEMID) urgida de una mayor tecnología, que “necesita ser una autoridad sanitaria muy potente que tenga la capacidad de evaluar la calidad del excipiente, del medicamento genérico”.

“Digo esto porque en la década de los 90’ cuando se ´liberó´ el mercado farmacéutico, el Perú pasó a ser el lugar donde la Dirección de Medicamentos tardaba una semana para otorgar un registro sanitario. Eso significó que, de unos 170 registros sanitarios que se trabajaban durante todo un año, pasásemos a tener varios miles, evidentemente sin ningún control de calidad. Y esa es la realidad del mercado de medicamentos en el Perú. Muchísimas copias, miles de copias. Y eso son los medicamentos convencionales”, enfatizó.

Agregó que más grave aún es que lo mismo ocurre con los medicamentos de mayor tecnología, que son los productos biológicos, los biosimilares, “que son absolutamente complejos”.

En ese sentido, expresó que la Dirección General de Medicamentos no posee la tecnología y capacidades para garantizar la calidad de las medicinas genéricas.

“Por ejemplo, que haga las pruebas de bioequivalencia, que quiere decir que el principio activo del medicamento, una vez ingresado el organismo, actúe igual que aquel desarrolló en investigación, durante muchos años, la industria farmacéutica. Porque pueden existir varios componentes que pueden variar su efecto”, detalló.

Señaló, inclusive, que el ministerio de Salud, a través de la DIGEMID, debería decir cuáles son las medicinas intercambiables, ya que –anotó- “por el momento sólo se han pronunciado sobre cuatro medicamentos” que sí lo son.

En otro momento, Salinas refirió que el mercado farmacéutico en el Perú es absolutamente imperfecto, ya que –dijo- tiene una gran cantidad de variables y condicionantes.

“Pero yo quisiera decir que en la Orden Médica sí está normada, no por el ministerio de Salud sino por el propio Colegio Médico, la prescripción de lo que nosotros denominamos Denominación Común Internacional (DCI) que, en buena cuenta, corresponderían a los genéricos. Y que el criterio del médico está obligado a poner ese DCI. Y podría agregar, en circunstancias muy particulares, muy precisas y eventuales, algún medicamento de marca, si es que se considera que pudiera tener algún beneficio para el paciente” especificó.