URUGUAY DEBE NEGAR ASILO A ALAN GARCÍA Y ENTREGARLO PARA FORTALECER LUCHA ANTICORRUPCIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Excongresista, Luis Guerrero Figueroa, manifestó también que el exmandatario aprista ha construido con mucha anticipación el escenario de una inexistente “persecución política” en su contra.

RCR, 22 de noviembre 2018.- Uruguay tiene que denegar la solicitud de asilo del expresidente, Alan García, y devolverlo a las autoridades peruanas para que siga siendo juzgado por éstas y, así, fortalecer la lucha contra la corrupción, afirmó el excongresista, Luis Guerrero Figueroa.   

“Creo que los líderes del Parlamento y gobierno uruguayo lo que tienen que hacer es rechazar la solicitud y entregar al señor García para que sea sometido a la justicia peruana y, de esta manera, fortalecer la lucha contra la corrupción”, subrayó.   

En ese sentido, expresó que el gobierno uruguayo, al atender la solicitud de asilo del expresidente Alan García y acceder a alojarlo en la residencia de su embajador en Lima, ha incumplido con sus obligaciones internacionales referidas a la lucha contra la corrupción.

 “Un país que no está honrando su compromiso (de una reunión) de presidentes, aquí en Lima, sobre la lucha frontal contra la corrupción. (Con lo que) de alguna manera, en este momento, la embajada de Uruguay lo está protegiendo. Y él (Alan García) está usando su amistad personal, porque el pueblo y el gobierno uruguayo de ninguna manera está de acuerdo con la corrupción”, subrayó.          

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Guerrero Figueroa manifestó también que el exmandatario aprista ha construido con mucha anticipación el escenario de una inexistente  “persecución política” en su contra.

“Mira, particularmente, el señor Alan García ya ha venido construyendo un escenario de persecución política. Esto ya no es ahora, sino de un tiempo atrás. Unos treinta días atrás, él ha empezado a organizar un escenario para presentarse como un perseguido político”, enfatizó.

Sin embargo, indicó que la realidad de América Latina y, particularmente la del Perú, es que viven toda una lucha frontal contra la corrupción, en la que están envueltos muchos expresidentes y altos funcionarios de esta subregión.

En ese sentido, el exalcalde de Cajamarca insistió en que Uruguay tiene que entender que el caso del exmandatario García no se trata de persecuciones políticas, sino de “un problema de dinero, de mentiras, y de ir contra el sistema democrático”.           

“Para mí no lo deberían haber admitido. O sea, no debería haber permitido la embajada que entre y se quede como un posible asilante político. Porque este es un tema eminentemente de delitos comunes. No existe aquí una persecución contra el Partido Aprista y, menos, contra Alan García”, puntualizó.    

Escuchar entrevista…