UN GRAN RETO ES LA GESTIÓN SOSTENIBLE DE LOS RECURSOS HÍDRICOS DE LAS CUENCAS DE LOS RÍOS CHILLÓN, RÍMAC, LURÍN Y CHILCA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: ANA

Necesitamos autoridades comprometidas y actores identificados que contribuyan en las alternativas de solución.

Con una visión de instituciones articuladas en la gestión multisectorial de los recursos hídricos, con un Consejo de Recursos Hídricos fortalecido y grupos de trabajo por cuenca operativos, contribuyendo a la gobernanza hídrica, el Consejo de Recursos Hídricos de Cuenca Interregional Chillón-Rímac-Lurín, órgano desconcentrado de la Autoridad Nacional del Agua – ANA, inicia un nuevo año con grandes expectativas.

En consecuencia, por intermedio de la Secretaría Técnica se está logrando el posicionamiento del Consejo; cuenta con seis instrumentos de gestión; participa activamente en la Comisión Multisectorial de Restauración del río Rímac; coordinaciones permanentes para la formulación del Plan de Gestión de Recursos Hídricos de la Cuenca Interregional.

Por otra parte, sabiendo que el Plan de Gestión es un conjunto de alternativas técnicas y económicas viables frente a la problemática que aqueja la gestión de los recursos hídricos, es importante resaltar la elaboración del ‘Diagnóstico Inicial para la formulación del Plan de Gestión de Recursos Hídricos de las cuencas Chillón, Rímac, Lurín y Chilca’, se obtendrá en base a la información bibliográfica, estudios precedentes, informes, entre otros. Documento que describirá los problemas centrales en las áreas temáticas como: aprovechamiento de recursos hídricos, calidad del agua, cultura del agua, institucionalidad y gobernanza, cambio climático y gestión de riesgos, y financiamiento.

Por consiguiente, frente a los problemas que aquejan a las cuencas de los ríos del ámbito del Consejo, es prioridad informar a los gobernadores, consejeros regionales, alcaldes y regidores el marco institucional para afrontar la problemática e implementar alternativas de solución.

Finalmente, entre otras intervenciones, está la cultura del agua. Es necesario promover entre los actores de las cuencas el valor sociocultural, económico y ambiental del agua (principio de valoración). Es un elemento vital y eje principal de desarrollo social; razón por la cual debemos concientizar o sensibilizar nuevas prácticas y hábitos para su manejo sostenible.