TURISMO DEJO DE FACTURAR $10 MIL MILLONES Y HA PERDIDO UN MILLÓN DE EMPLEOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 19 de enero de 2021.– Carlos Canales, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), informó que el sector turismo ha dejado de facturar 10 mil millones de dólares y se ha perdido un millón de puestos de trabajo debido a las restricciones sanitarias impuestas por el Gobierno desde marzo del 2020. Señaló que 150 mil empresas han cerrado hasta la fecha y cada día que pasa siguen quebrando más negocios. Asimismo, puso como ejemplo de la situación complicada del sector la extraordinaria laguna del El Sauce en San Martín, atractivo que en estos momentos adolece de un grave déficit de infraestructura de servicios básicos que la ponen en riesgo como destino turístico.   

A diciembre del 2020 se perdieron un millón de puestos de trabajo de 1.4 millones de trabajadores formales que tiene el sector, indicó. Se ha cerrado más de 150 mil empresas y eso ha hecho que en las facturaciones del turismo interno y turismo receptivo se haya dejado de facturar 10 mil millones de dólares, solamente según Mincetur menos del 85% de los ingresos del 2019, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Las cancelaciones—indicó—han sido por las medidas de cuarentena. Lo poco que está viniendo son básicamente hombres de negocios, de trabajo, ingenieros, técnicos, para poder realizar trabajos que tienen comprometidos en el Perú. Nadie viene a un país a quedarse por 14 días en un hotel. Se ha modificado la norma y dicen a partir del sexto día se pueden tomar una prueba molecular, lo cual ha hecho que se cancelen todos los viajes por motivos laborales a nuestro país”.

Precisó que el 99% de empresas de turismo no han llegado ni siquiera al 30% de facturación y que ese porcentaje corresponde a enero y febrero del año pasado. “Eso significa que no se generaron ingresos en los meses subsiguientes de tal forma que no hay flujo y los ahorros o créditos tienen plazos de pago que vienen marzo, abril y mayo. Si no has reactivado y no has facturado, no puedes tener la espada de Damocles del vencimiento del plazo de gracia de 12 meses y nosotros ya tenemos 10 meses sin facturar”, manifestó.

“Uno tiene la esperanza de no cerrar y te dicen vamos a dedicarnos al turismo interno, pero si hay bloqueos de carreteras o cierran los accesos de la costa y de la sierra, entonces se complica la generación de trabajo, acá nadie busca tener utilidades, se busca mantener la poca infraestructura, que queda. Si has tenido 10 trabajadores, ahora solo tienes uno o dos trabajadores. El turismo en el mundo va a requerir cuatro años para recuperarse”, expresó.

“La actividad turística está en coma. La única forma que tenemos es posponer nuestras obligaciones tributarias, nuestras obligaciones económicas por un plazo de 24 a 36 meses. Eso significa que el Gobierno tiene que tomar medidas de reactivación, dando un respiro para los Reactiva, los FAE-Mype y los FAE-Turismo de 36 meses para comenzar a pagar cualquier crédito. Y es posible que un Reactiva 3 tenga que darse en el sector si es que queremos mantener a nuestros trabajadores en sus puestos de salud”, afirmó.

Situación dramática

Canales reveló que hace tres semanas estuvo en el centro turístico ‘El Sauce’, en San Martín, y dijo estar maravillado por este destino turístico porque es un lugar extraordinario. Sin embargo, sostuvo que concordante con la penosa situación que atraviesa el sector, este atractivo enfrenta similares problemas a las otras zonas turísticas del país. Puso como ejemplo la carretera de acceso al Sauce, vía que está abandonada y en pésimas condiciones apenas se cruza el Huallaga. El Estado está ausente, no focaliza esfuerzos para unir a las poblaciones y mejorar su infraestructura, comentó.

“Conozco el esfuerzo del alcalde de esa localidad”, dijo al referirse al trabajo que desarrolla esa municipalidad para dotar a ese distrito de obras de saneamiento, de pistas y veredas, pero precisó que los recursos son escasos. De otro lado, manifestó que el manejo que se tiene que dar a la laguna de ‘El Sauce’ tiene que ser coherente con la línea de trabajo de las autoridades para, por ejemplo, evitar la desforestación que está generando que las quebradas lleven lodo a la laguna y se esté perdiendo metros de playa y se afecte el ecosistema del lugar.   

La verdad es que nuestro sector ya se encuentra en una situación dramática—enfatizó—en virtud a que, a la falta de infraestructura, el turismo se basa en dos puntos muy importantes: El contacto entre personas, porque se utilizan servicios y se dan atenciones directas y la movilización, el tránsito hacia las regiones. Los dos aspectos han sido afectados por el tema sanitario.

“No podemos tener contacto personal. Se establecen distintos, aforos, distancia física en hoteles, restaurantes, empresas de transportes, etc., pero adicionalmente está el miedo a viajar, a contagiarse y a todo esto se suma la crisis política que hoy día existe”, comentó.

“Por ejemplo, el tema de las playas, estamos en pleno verano, es la época en la que gente de la sierra y la selva baja a la costa a usar las playas a lo largo del territorio nacional. El que está en Cajamarca baja a Chiclayo y hacia Trujillo, el que está en Amazonas viaja a Piura. Lo mismo sucede en Puno, Cusco, Arequipa que bajan a la costa”, mencionó. Con las restricciones se cancelaron las reservas. La situación no solo es complicada por el tema sanitario sino también por el tema social, mencinó.

Explicó que una cosa es tener una playa tipo Agua Dulce y Ventanilla. En Lima hay 11 millones de habitantes que van a disfrutar del mar y ahí se genera una gran aglomeración de gente, pero es distinto en playas como Las Delicias o las playas de Huanchaco en Trujillo, el propio Pimentel en Chiclayo, o las playas del norte como Canoas, Zorritos, Bocapán, Punta Sal, Máncora, El Ñuro, Órganos, Colán, donde no hay aglomeración”, apuntó.

“Estamos enfocando mal la estrategia, porque tenemos que enfocarnos donde hay puntos de congestión y de mayor contagio como, por ejemplo, el transporte público en la ciudad, en los mercados y en algunas playas de Lima. Nosotros siempre pedimos medidas territorializadas, focalizadas, y a nivel económico medidas sectoriales. No es lo mismo el sector minero, que ya está funcionando, que el sector turismo, que no viene funcionando”, aseveró.

Ver entrevista…