TRILLIZA PREMATURA SOBREVIVE TRAS CUIDADOS ESPECIALIZADOS RECIBIDOS EN LA UCI NEONATAL DEL HOSPITAL SABOGAL DE ESSALUD

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Essalud

Las tres hermanitas nacieron al sexto mes de gestación, dos dejaron de existir. Sin embargo, Lucerito peleó día a día por su vida y logró vencer a toda adversidad.

El personal médico y asistencial de UCI Neonatal, despidió con mucha alegría a la bebé, quien retornó a los brazos de sus padres.

¡Se aferró a la vida!  Lucerito le demostró al mundo que nació para triunfar y llenar de amor a sus padres y a quienes la rodean. La pequeña llegó al mundo el pasado 23 de agosto con tan solo 630 gramos, peso similar al de sus dos hermanitas que lamentablemente no lograron sobrevivir. Tras los cuidados especializados recibidos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) neonatales del Hospital Alberto Sabogal, su peso actual supera los 2 kilogramos, por lo cual recibió el alta definitiva.

Abyhss Almonacid Meza (34), madre de las niñas que nacieron al sexto mes de gestación, expresó, que este acontecimiento representa, un deseo cumplido, un grito de felicidad, el día más anhelado por ella, su esposo (Fernando Coraje) y sus hijos de 10 y 6 años de edad.

Si bien recordó con nostalgia y tristeza a sus hijitas Teresa y Fernanda que no lograron recuperarse debido a su prematuridad, señaló, que recibir en sus brazos a Lucero, la hace sobreponerse a todo dolor y a prometerse entregar lo mejor de sí para que su bebé continúe progresando y logré desarrollarse con éxito a lo largo de su vida.

“Me llamaron para decirme que una de mis trillizas había fallecido, al cabo de un breve tiempo sonó mi celular y me informaron que mi otra hija también murió. Yo ya no quería responder ninguna llamada porque temía que me dijeran que Lucero había perdido la vida también. Conforme trascurrieron los días, empecé a recuperar la fe, no podía ver a mi bebé por medidas de Bioseguridad, pero los médicos                     me mantuvieron al tanto de su evolución”, comentó.

Lucero estuvo internada en el Hospital Sabogal en condición grave. En una incubadora, recibió por 26 días asistencia respiratoria mecánica, monitorización hemodinámica y alimentación parenteral. Su nacimiento se produjo por parto cesárea, ella y sus hermanitas nacieron con un peso inferior a los 700 gramos y fueron de inmediato puestas en observación.

En una breve ceremonia, el personal médico y asistencial de esta Unidad, despidió con mucha alegría a la bebé quien retornó a los brazos de sus padres. La médico neonatóloga de EsSalud, Ana Lino Salazar, celebró que haya alcanzado un peso y estabilidad, que les permite a bebés como ella ir a casa con sus familias.

Nació con 630 gramos y hoy pesa 2 kilos 300 gramos. “Nos alegra mucho compartir momentos como este. Hemos sido testigos del camino largo que han transitados sus padres, les deseamos mucha dicha y felicidad, que disfruten plenamente de la presencia de Lucerito, que ha llegado a iluminar sus vidas. Esta hermosa historia de vida, renueva nuestro compromiso de poner continuar poniendo todos nuestros esfuerzos para que más bebés prematuros logren recuperarse y volver a casa”, finalizó.

Su recuperación también fue posible gracias a que su mamá dejaba todos los días onzas de leche materna, alimento fundamental, que contiene altas concentraciones de anticuerpos que ayudan a combatir infecciones. Tiene más de 300 componentes, la mayoría son nutricionales y otras células vivas, que actúan como defensa para que el neonato que está en la UCI pueda contrarrestar los gérmenes   y bacterias intrahospitalarias.

Durante los próximos cinco años, Lucerito, deberá regresar periódicamente al Hospital para continuar con sus controles. Asimismo, recibirá terapia física y estimulación temprana.