TRAICIÓN A LA CONFIANZA MOTIVA RECHAZO AL DIÁLOGO DE ISLAY POR PROYECTO TÍA MARÍA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exjefe de la Oficina de Gestión de Conflictos Sociales de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), Ronald Ibarra, cuestionó también a los altos funcionarios del Poder Ejecutivo por haber expuesto innecesariamente al presidente, Martín Vizcarra, a involucrarse directamente en el conflicto social por el emprendimiento minero de Tía María.

RCR, 19 de agosto.  La actitud radical de la población de la provincia de Islay (Arequipa) en rechazar toda posibilidad de diálogo para el desarrollo del proyecto minero Tía María, es consecuencia de la falta de confianza en el gobierno, ante su incumplimiento de los acuerdos pactados, denunció el exjefe de la Oficina de Gestión de Conflictos Sociales de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), Ronald Ibarra.

“Sí, tiene toda la razón (sobre la cerrazón de la población a toda posibilidad de diálogo). Pero eso ocurre por dos cosas: la palabra clave, confianza. ¿Por qué se pierde la confianza? Porque no se cumplen los procesos. ¿Qué cosa se dijo primero? Que antes de dar la autorización (para la licencia de construcción), vamos a dialogar. ¿Y qué se hizo? Primero se dio la autorización y, después, se quiso dialogar. Ese es el problema”, subrayó.     

Tras recalcar que ésta debe ser la mejor lección de lo que no se hacer en un conflicto social, explicó que cuando se rompe la confianza “que nos ayuda a plantearnos las cosas como son”, pues el tema del manejo del conflicto se complica. 

Faltó acompañamiento y soporte del Estado

Recordó que el segundo Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Tía María se aprueba el 2014, por lo que –anotó- el Estado ha tenido casi cinco años para otorgarle el debido soporte y acompañamiento a la empresa, y a las comunidades involucradas, a fin de consolidar su desarrollo y operatividad.

“Porque tampoco se trata que la empresa sólo la empresa haga el trabajo. Se trata de que el Estado, a través del gobierno, pueda darle el soporte. Porque se supone que, como gobierno y Estado, tenemos que no solamente ver que las empresas puedan invertir y beneficiarse, sino también ver el otro lado. Que la población y la sociedad pueda estar de acuerdo.  Y a eso es lo que         le denominan autorización o licencia social, que es necesaria para que un proyecto pueda ser viable”, enfatizó.  

No a la “cultura de la última hora” para la resolución de conflictos

Por ello, el exfuncionario criticó a la tradicional cultura “de esperar la última hora” para atender cualquier situación de Estado o conflicto social que ocurre en el país.

“Porqué esperamos la ´cultura de la última hora´. No puede ser. Estos son aspectos importantes que le dan sostenibilidad, no sólo al crecimiento, no sólo al desarrollo. A la vida cotidiana de la sociedad… Son todo ese cúmulo de cosas que nos tienen que hacer ver que las cosas tenemos que hacerlas a tiempo. Porqué esperar la última hora”, remarcó.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Ibarra cuestionó también a los altos funcionarios del Poder Ejecutivo por haber expuesto innecesariamente al presidente, Martín Vizcarra, a involucrarse directamente en el conflicto social por el emprendimiento minero de Tía María.

“Hay directores generales, hay viceministros, hay ministros, hay primer ministro… Sí tienen que estar involucrados los gobernadores regionales, sí tienen que estar involucrados los alcaldes, sí tienen que estar involucrados los dirigentes. Pero tiene que establecerse un mecanismo de participación de estos actores. El problema se ha generado, desde mi punto de vista, porque lo han expuesto al presidente. Allí, los responsables no han sabido manejar el tema con antelación”, puntualizó.       

Preocupación porque “efecto contagio” de Tía María se extienda a otros proyectos  

En todo caso, Ibarra expresó su preocupación por que la conflictividad social por Tía María cree un peligroso “efecto dominó o contagio” sobre los demás proyectos de inversión mineros en desarrollo, o en cartera, existentes en el país.   

“Hay otros proyectos que ya ha dicho: si las cosas se solucionan como en Tía María, entonces ¿qué nos queda? Hagamos como en Tía María”, alertó.

En ese contexto, refirió que todo lo acontecido, luego de la difusión de los audios sobre las declaraciones del jefe Estado a los alcaldes y el gobernador regional de Arequipa, Élmer Cáceres, tiene un efecto sobre el país, al estar inmersa en una fase carácter político.

“Es decir, decisión y manejo político. Ya no solamente de carácter técnico, desde el punto de vista del manejo del conflicto. Por esa razón es que hemos visto, muy peligrosamente, un enfrentamiento personal entre un gobernador regional y el pres8idenbte de la República. Eso nos recuerda también lo que pasó en (el proyecto) Conga (Cajamarca)”, apuntó.     

Sin embargo, el consultor senior en Estrategia y Diálogo Social destacó que el costo social haya sido cero, en el actual conflicto por el emprendimiento minero de Tía María.    

“A lo mejor esta estrategia les ha permitido tener este resultado (positivo). Pero en cuanto a los aspectos económico, social y político, los resultados no son nada buenos porque todos los conocemos”, aseveró. 

Escuchar entrevista…