TRABAJO COMUNITARIO SERÁ IMPORTANTE PARA QUE LA CUARENTENA NO SE EXTIENDA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 27 de enero de 2021.- Eduardo Gotuzzo, médico infectólogo y especialista en políticas de salud pública, enfatizó que el trabajo comunitario en los barrios y en los distritos va a jugar un papel importante para que la cuarentena no se extienda. Subrayó que las familias también se deben preparar para reducir los contagios en sus casas y solicitar apoyo a las autoridades municipales y religiosas locales para reducir la segunda ola de COVID-19.

“Yo haría tres cosas rápidas (trabajos comunitarios): Primero, buscar alianzas con el Colegio Médico y el Colegio de Enfermeras. Estas son las personas que han puesto el pecho en el Perú. He conocido actos de heroísmo, he perdido amigos, alumnos que han fallecido, enfermeras valiosas, preguntemos a ellos que debemos hacer. Busquemos a las iglesias y preguntemos a los líderes como resolver esto. Preguntemos a los maestros cómo hacemos mensajes, reunámonos con periodistas que hacemos para educar”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Tenemos que hacer todo el esfuerzo para que esta cuarentena sea útil, que no se extienda, que hagamos bien las cosas, entonces vamos a hacer mejor. Yo he sido crítico con las campañas publicitarias, hay que educar, que son esas pruebas, hay que ir de frente al núcleo de las cosas, la gente va a las farmacias porque no sabe dónde ir”, comentó.

Puso como ejemplo el trabajo que se viene realizando en Lima en el distrito de San Borja donde buscan en los archivos electrónicos cuántos ancianos viven con poca gente, a quiénes ayudar, la municipalidad tiene un centro de salud y no tienen que esperar al Estado, por lo que dijo que,  ello se puede replicar en otras zonas del país.

“El primer mensaje es que la familia se entrene a tener un sospechoso de covid en la casa, que significa eso, dolor de garganta con malestar y decaimiento, o perdida de olfato, o malestar con fiebres no muy alta. Todo eso nos debe hoy en día hacer sospechar que estamos en medio de una pandemia. Es una primera consideración. Si eso pasa, todos debemos ponernos mascarillas, y esa persona sospechosa debe ser aislada, incluso esa persona tendrá que dormir separado y reducir el contacto con otras personas”.

“La familia tiene que prepararse para ver dónde vamos, y para eso visitaría la municipalidad o al centro de salud, para saber qué pasa si tengo una persona con covid. Debemos prepararnos para saber a dónde ir, donde hacernos una prueba en cada uno de nuestros sitios. Lo tercero es que la familia debe prestarse oxímetros para saber cuánto una persona está saturando. Debajo de 93 es un signo de alarma, si estoy en una altura debajo de 89 ya comienzo a preocuparme. Si estoy en Abancay o Ayacucho la saturación es menor. Lo que no queremos es fallecidos en casa”, recalcó.

Expresó que “la cuarta situación que me parece vital es cuidar a las personas de alto riesgo en las casas”. “Siempre tengamos una cierta preferencia por los abuelos, las personas mayores de 60 años, los diabéticos, todas esas personas hay que cuidarlas mucho, porque el día que se enferman hacen una evolución muy rápida, no es como los jóvenes que hacen un resfrío, un poco dolor de cabeza, pero no terminan en el hospital”, destacó.

“El otro mensaje importante—recomendó—es que una sola persona debe salir de compras, ir con una lista de que vamos a comprar y regresar a la casa. No hay que estar demorando, sino hay que ir a comprar rápidamente. Hay que usar estos deliverys, estos envíos van a ser importantes. Esos envíos deben ser bienvenidos, rociar alcohol encima de las bolsas, sacan los alimentos y las verduras se sacan a airear y la persona que saca se debe lavar las manos. Estas medidas simples reducen mucho la transmisión en la casa”.

“Cuando se recibe a una persona fuera de la casa, sea un gasfitero o un familiar, toda la persona que entra a la casa tiene que entrar con mascarilla, porque esa persona que entra a la casa puede estar infectado. Esos son mis consejos para las medidas iniciales. Ojalá que sea solo 15 días, porque se puede extender más. Recomiendo a las personas ansiosas y depresivas pueden salir a caminar y hacer ejercicios en poco espacio. Es importante el ejercicio, porque mejora el estado de ánimo”, observó.

Es frustrante volver a una cuarentena

Reconoció que “esto nos perturba”. “Es muy frustrante para todos, poder caminar con tranquilidad, salir a los parques, hacer compras, ver a tu familia, nada de eso vamos a poder hacer. Encima de eso tenemos que sobrevivir los que tienen muchos recursos y viven del día a día y tienen que buscar algo para comer, recuerda de esa frase de esa señora: prefiero morirme de covid, que morirme de hambre. Esas son expresiones muy dolorosas para una sociedad”, dijo.

“Esa situación se veía venir lamentablemente por la evolución de lo que está pasando en los hospitales. Por ejemplo, en Lima es prácticamente imposible conseguir una cama UCI y es muy difícil conseguir una cama en medicina, de tal manera que se tiene que mirar bien cuál es la situación y cuáles son las salidas”, afirmó.

Manifestó que “esta salida que hace el gobierno no nos gusta, pero no veo otra salida”. “Si ustedes miran en espejo lo que está pasando en Europa, ahí todavía la situación es mucho más difícil y las normas son tremendas y muy parecidas a lo que se está haciendo en Lima y las demás regiones, es decir una cuarentena dura, que va a tratar de reducir el número de transmisiones”, declaró.

“Sin embargo, hay que ver qué cosas pueden pasar. El primer efecto que va a pasar es que se va a reducir el número de personas, pero puede haber dos problemas que son importantes: El primer problema es que puede haber una mayor transmisión de infección dentro de las familias, cómo ahora las familias van a estar más cerradas con menos aire, durante la primera semana puede haber un número mayor. O sea, personas que se están infectando hoy día son los que van a comenzar a tener síntomas el domingo o el martes y van a transmitir”, apuntó.

Observó que “la razón es que al hacer una cuarentena se afectan más los pequeños negocios, por ejemplo, hoy en día se dice que los gimnasios y restaurantes deben cerrar”. “El que está empleado va a seguir recibiendo su sueldo, muchos negocios no van a poder tener esa condición, porque no generan recursos y van a tener que comenzar a despedir. Los que tienen una pequeña tiendecita, su peluquería, esas cosas no van a tener opciones y van a salir a las calles a tratar de vender algo”, puntualizó.

“La informalidad va a crecer, eso es una situación que la población tiene que conocer. Por eso cuando la gente discute que no se haga eso, hay una parte de responsabilidad personal, familiar y responsabilidad del gobierno. No es echarle toda la culpa al gobierno, tiene que haber una mezcla de responsabilidades. Lo real es que ahora la informalidad va a subir. Los efectos de eso, es que va a haber gente en las calles, va a haber personas que están vendiendo para subsistir, se van a dar bonos que van hacer colas en los bancos. Los bancos están enseñando a la gente para manejar desde su celular sus cuentas bancarias”, dijo.

Ver entrevista…