En Vivo

TALARA: CIUDADANO PREOCUPADO POR ALTOS NIVELES DE INSEGURIDAD CIUDADANA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Regional de Piura 

Impotencia ciudadana. Para el poblador talareño Jorge Hoyos Palacios, resulta indignante comprobar, por ejemplo, que un “amigo de lo ajeno” abra un carro estacionado en zona de parqueo, sustraiga el equipo musical y al encontrarlo in fraganti o “con las manos en la masa”, sea conducido a la Comisaría Sectorial para luego de la denuncia y el parte policial.

Asimismo, agrega que frente a tal hecho el ladrón pase al calabozo a descansar; y transcurridas unas cuantas horas el delincuente por orden expresa del fiscal de turno queda en libertad para seguir cometiendo sus fechorías.

En diálogo con este medio, el ciudadano, admite que esta situación se ha vuelto normal en el sistema de justicia; sin embargo, se pregunta ¿cuál es el criterio legal para que el encargado del Ministerio Público deje en capacidad de acción (es decir, siga robando) a este sujeto, al no existir monto que justifique pasar los autos al Poder Judicial?

¡No hay monto!

Hoyos Palacios cuenta que hace unas semanas, en la céntrica Avenida D de Talara, uno de sus hijos sufrió el atraco de 2 indeseables sujetos quienes le arrebataron un celular que le costó S/ 800 el cual con mucho esfuerzo pudo comprar; para que de la noche a la mañana le sea robado por un par de ociosos, sinvergüenzas y delincuentes.

El vecino talareño continúa su relato y dice que gracias a unos transeúntes y al patrullero PNP que de casualidad pasó por el lugar, el ladrón fue detenido pero éste logró pasarle el celular a su cómplice. “Entonces, el joven delincuente que conoce las leyes más que los abogados, no hizo problemas y acompañó a los efectivos policiales a la comisaría, a sabiendas que tiene derechos, que la ley lo ampara y que en pocas horas disfrutará de lo robado sin importarle la desgracia de la víctima, el mismo que tendrá que pagar por algo que no pudo usar debidamente. Todo esto gracias a la enraizada impunidad que existe en nuestro país. ¡Así cualquiera!”, remarca este ciudadano talareño.

Finalmente, espera que -ahora que ya no habrá reelección congresal- quienes sean elegidos, legislen, anulen y emitan leyes que amparen a quienes con impotencia, padecen estas situaciones.