En Vivo

Sunat no hizo fiscalización a Odebrecht antes de 2016

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Según se desprende de documentos enviados a congresista Jorge Castro

Frente a ello, exsuperintendentas Nahil Hirsh Carrillo y Tania Quispe deberían dar explicaciones.

Tuvo luz verde. La Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) podría verse envuelta en la investigación que se le hace respecto a los supuestos actos de corrupción de la empresa Odebrecht con funcionarios peruanos, pues dicha entidad ya está bajo la atenta mirada del congresista Jorge Castro, vicepresidente de la Comisión Lava Jato.

El representante del Frente Amplio solicitó días atrás información a la Sunat respecto a las acciones de control que habría ejecutado a la firma brasileña durante los años en los que esta se adjudicó importantes obras en el país.

Específicamente, se exhortó al órgano tributario dar cuenta al detalle de lo que se había inspeccionado a Odebrecht desde el 2005 al 2015, años en los que la cuestionada empresa trabajó en importantes obras, como la Carretera Interoceánica.

EXPRESO tuvo acceso a los documentos enviados por la Sunat ante el requerimiento del legislador Castro, y en estos se evidencia la falta de rigurosidad con la que se accionó contra la empresa hoy envuelta en un escándalo internacional de corrupción.

TIEMPO OLVIDADO

Por ejemplo, se evidencia que la Intendencia de Principales Contribuyentes (IPCN) de la Sunat no fiscalizó a Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción S.A.C. por los años 2005, 2006 y 2007, 2012, 2013, 2014 y 2015, y es un hecho muy preocupante, ya que del 2007 hacia adelante es donde se suscribieron la mayor parte de las adendas y se emitieron la mayoría de decretos de urgencia favoreciendo a la firma brasileña.

Frente a ello, cabe recordar quiénes fueron las personas que estaban a la cabeza de la Sunat en estos periodos. Nos referimos a Nahil Hirsh Carrillo, quien presidió esta institución en el segundo gobierno de Alan García; y posteriormente Tania Quispe, recordada por haber sido puesta en el cargo en el gobierno de Ollanta Humala, pese a ser prima de la ex primera dama Nadine Heredia.

De esta documentación además se desprende que la Sunat no ha detectado la autenticidad de las facturas o recibos por honorarios extendidos por Constructora Área hacia Graña y Montero, Odebrecht y otras empresas; ni la corrección y veracidad de las operaciones y transacciones presentadas por dichos contribuyentes en sus estados financieros auditados por la IPCN.

La gravedad aquí está en que se ha detectado que desde los años 2006, 2007 y subsiguientes, Constructora Área, proveedora de servicios y/o bienes de Odebrecht, Graña y Montero y otras, ha girado “facturas” o “recibos de honorarios” falsos hacia estos contribuyentes, habiendo desviado fondos hacia el exterior que no fueron investigados en las cuentas y saldos de los estados financieros presentados ante la Sunat.

Ante ello, debemos recordar que según las declaraciones de los ejecutivos de Odebrecht, todas las facturas, recibos y similares eran auditados por personal de Sunat que laboraba en las instalaciones de esta firma brasileña, por lo que llama la atención que no se hayan dado cuenta de nada.

LOS PROCESADOS

Respecto a la situación de los funcionarios de la IPCN que se encuentran procesados penalmente en el 11º Juzgado Penal de Lima, Jorge Castro manifestó su preocupación por la permanencia de ellos en esa dependencia, cuando debieron haber sido trasladados a otras áreas, como por ejemplo a recursos humanos, en tanto no se resuelva el proceso al que están sometidos, sin que ello signifique desconocérseles, o menoscabárseles, sus derechos.

La respuesta de la Sunat, respecto a este punto, fue la siguiente: “continúan laborando en la citada intendencia por cuanto se encuentran sometidos a un proceso penal en trámite, en el cual aún no se ha emitido sentencia condenatoria de carácter firme y consentida; es decir, no existe supuesto o casual que inhabilite a los indicados funcionarios en el ejercicio de sus funciones”.

Recordemos que William Mejía Castillo, uno de los funcionarios de la IPCN procesados penalmente, es quien archivó las denuncias presentadas contra el Consorcio Constructor IIRSA Norte y Constructora Área S.A.C., lo que permitió el libre accionar de Odebrecht y sus socias.

Pese a que el jefe de la Sunat, Víctor Shiguiyama, aseguró hace unos días que la institución que lidera realiza fiscalizaciones “complejas” a empresas brasileñas, lo cierto es que no se puede asegurar esto, sobre todo en las gestiones anteriores al frente del organismo tributario.

El Reglamento de Organización y Funciones de Sunat contiene, entre otras, las funciones de la Intendencia de Principales Contribuyentes Nacionales (IPCN) que depende de la Superintendencia Nacional Adjunta Operativa (SNAO) de la Sunat.

Por ello sorprende que justamente en los años en que se incrementaron las adendas y la emisión de los decretos de urgencia que beneficiaron a Odebrecht y sus socias, la IPCN no las fiscalizara, omitiendo el cumplimiento de sus funciones.

Según el Reglamento de Organización y Funciones de la Sunat, en su Artículo 217°, entre las funciones de la Intendencia de Principales Contribuyentes Nacionales están:

-Conducir la formulación de propuestas, programas y planes operativos respecto a los contribuyentes de su Directorio en el ámbito de su competencia operativa, así como supervisar a las unidades orgánicas bajo su dependencia.

-Seleccionar y programar las acciones de fiscalización por operaciones internacionales de los contribuyentes de su directorio y precios de transferencia a nivel nacional.

-Emitir y firmar las órdenes de pago, excepto las que provengan de la verificación de libros y registros contables, así como otros actos administrativos proyectados por sus unidades orgánicas.

-Supervisar la aplicación de los criterios establecidos para la ejecución de las acciones coercitivas y la aplicación de medidas cautelares, de acuerdo a los lineamientos aprobados.

-Elevar al área competente los informes en los casos que se presuma la existencia de indicios de comisión de delito tributario.

Lo dijo Jorge Barata

En el 2016, Jorge Barata se presentó ante el Congreso de la República, específicamente ante la Comisión Lava Jato que en ese entonces presidía Juan Pari, donde fue consultado –entre otras cosas– por la labor de la Sunat frente a las cuentas de la firma brasileña.

En su afán por despojar a Odebrecht de algún halo de empresa corrupta, el brasileño Jorge Barata, exrepresentante de la firma brasileña en el Perú, se escudó en la Sunat, organismo que tenía una oficina instalada en el interior de la constructora.

“Somos auditados por la Sunat permanentemente y en nuestra oficina hay una sala Sunat, porque la Sunat no sale de allí dentro. O sea, cada factura que emitimos, cada cheque, cada recibo, cada proceso, todo eso es acompañado día a día por la Sunat; porque somos grandes contribuyentes en todo este proceso y la Sunat nos acompaña en todo este proceso”, afirmó en ese entonces.

Documentos SUNAT

Fuente: Expreso