SÍ ES POSIBLE DESARROLLAR MINERÍA SOSTENIBLE EN EL VALLE DEL TAMBO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Leopoldo Monzón, director ejecutivo de Proesmin, aseguró que, además de Tía María, existen otros grandes proyectos que podrían generar beneficios a toda la población del sur de nuestro país.

RCR, 15 de julio 2019.- Es perfectamente factible desarrollar una minería responsable que genere desarrollo sostenible en toda la cuenca del Valle del Tambo, en el sur de nuestro país, debido a que la zona cuenta con un gran potencial minero que podría traer más de un beneficio a los pobladores sureños, aseguró el director ejecutivo de PROESMIN, Leopoldo Monzón.

“Y estoy hablando de que se puede emprender desarrollo sostenible a partir de otros proyectos además de Tía María, porque la población tiene que saber que sí existen otras obras, como San Gabriel, al interior del Valle. Y esto tiene que ser aprovechado, porque va a generar beneficios a la población, como el aumento de empleo y un claro mejoramiento de la economía”, afirmó.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Monzón también refirió que el Gobierno Central necesita explicar a la población del sur sobre los beneficios que traerá consigo la ejecución del proyecto minero Tía María, poniendo énfasis en que la obra generará puestos de trabajo para la mayoría de población joven de regiones como Arequipa, Puno y Moquegua.

“Lo primero que hemos encontramos es que en estas zonas, ligadas al Valle, las personas exigen el tema de la empleabilidad. Creo que ese es el punto más sensible pero también el más provechoso, porque se sabe que Tía María va a impulsar miles de puestos de trabajo. Lo que sucede es que se le tiene que explicar directamente a la población”, subrayó.

En ese sentido, reveló que detrás de las protestas que existen sobre Tía María se esconde un pedido bastante peculiar: el empleo. Aseguró que muchas veces las movilizaciones sobre una presunta contaminación y daño al medio ambiente no es más que un “perfil” para exigir al Ejecutivo más puestos de trabajo y mejor calidad de vida.

“Detrás de la protesta medio ambiental se esconde una protesta social. Es decir, la gente exige a través de estas paralizaciones, que supuestamente defienden el agua y los árboles, que el Gobierno reaccione y disponga hospitales de calidad, mejor infraestructura en los colegios, agua y saneamiento, puestos de trabajo, entre otras cosas”, manifestó.

Por otro lado, también cuestionó al Ejecutivo por no implementar un plan de prevención frente a conflictos sociales. Indicó que no se puede esperar a que la población se alce contra un proyecto para que recién las autoridades entren a escena.

“No hay una política para enfrentar los conflictos sociales. Y eso lo hemos visto con mayor claridad en los últimos años, siendo el último caso el tema de Las Bambas. No podemos seguir con esa línea, que solo intervienen las autoridades cuando estalla el conflicto. Tienen que estar antes, durante y después de cada proyecto. Si implementamos eso, podremos estar preparados para solucionar cualquier clase de problema”, sentenció.

Ver entrevista…